Anotaciones del día: Es tiempo de despertar del sueño en que estamos viviendo y empuñar las armas de la oración y de la penitencia, porque de nosotros depende la salvación de muchas almas.