Actualizados el jueves 26/ABR/18

APUNTES DE CATECISMO

Del Catecismo de la Iglesia Católica.

14      Los que por la fe y el Bautismo pertenecen a Cristo deben confesar su fe bautismal delante de los hombres (cf. Mt 10,32; Rom 10,9). Para esto, el Catecismo expone en primer lugar en qué consiste la Revelación por la que Dios se dirige y se da al hombre, y la fe, por la cual el hombre responde a Dios (Sección primera). El Símbolo de la fe resume los dones que Dios hace al hombre como Autor de todo bien, como Redentor, como Santificador y los articula en torno a los "tres capítulos" de nuestro Bautismo -la fe en un solo Dios: el Padre Todopoderoso, el Creador; y Jesucristo, su Hijo, nuestro Señor y Salvador; y el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia (Sección segunda).

Comentario:

Dice la Escritura que la Vida eterna consiste en conocer al Padre y a su enviado Jesucristo, y esto es lo que iremos viendo a través de los puntos de este Catecismo. La fe es lo que justifica a las almas. En estos tiempos se está perdiendo la verdadera fe ya que el ateísmo marxista, el Dragón rojo del Apocalipsis, está haciendo estragos en el mundo. Esto será así hasta que María, la Mujer vestida de Sol, le aplaste la cabeza y el ateísmo sea borrado de la faz de la tierra. Para no perder la fe, la Virgen nos da un remedio: consagrarnos a su Corazón Inmaculado; entonces Ella hará que no perdamos nunca la fe, pase lo que pase.

Si usted quiere recibir estos apuntes por correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

Aquí transcribo unas palabras del fallecido Obispo Manuel González, que nos hablan de la importancia del Catecismo:

"Decía yo en el año 33 en plena república laica: Al grito de moda oficial de "¡Nada de Catecismo!", que muchas veces se traduce en "¡Todo contra el Catecismo!", no creo que haya católico ni católica de veras, y, a fuer de tal, enterado y persuadido de lo que es y vale su Doctrina, que no oponga con todo su corazón el suyo de "¡Todo por el Catecismo!"

Nuestro deber y nuestra conciencia de católicos nos dicen que, no solamente hay que suplir el Catecismo que deja de enseñarse en las escuelas laicas oficiales, sino que hay que inundar a las almas de chicos y grandes con enseñanzas de Doctrina cristiana.

¿Quién, que quiera un poco, no más, a su Religión y a su Patria puede impasible ver venir generaciones, irreligiosas, sin temor ni esperanza, sin fe ni conciencia, sin ley de Dios ni freno de respeto a la Autoridad de los hombres que de Él viene?

Repito hoy en plena recristianización de España: hay que dar Catecismo a todos y mientras más mejor y en todas las formas que la conciencia, el celo y el ingenio dicten porque quedan muchos laicos y muchos emboscados, y la salvación completa no puede venir sino del Catecismo bien sabido y practicado."