Actualizado el sábado 11/MAR/17

Cartas de San Pablo.

Justicia de Dios.

En efecto, la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que aprisionan la verdad en la injusticia (Rm 1, 18). 

Comentario: 

Dios es infinita Misericordia, pero también es infinita Justicia, y no puede dejar impunes los pecados de los hombres. Por ello envió a su propio Hijo para que pagara a la Justicia divina lo que los hombres le debían. Tengámoslo en cuenta nosotros que a veces no le damos importancia a los pecados. Pero el pecado es un mal terrible, es peor que la destrucción de todos los mundos, pues es un atentado a Dios y a su Majestad. Antes de la venida de Cristo estábamos todos bajo la ira de Dios, es por eso que debemos dar eternas gracias a Dios porque nos ha enviado un Redentor que satisfizo por nosotros, lo que nosotros éramos incapaces de satisfacer.

¡San Pablo, ruega por nosotros!

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ