PortadaActualizados el lunes 23/MAY/16

CATECISMO PARA NIÑOS

Mamá del cielo. 

Todos los niños tenemos una Mamá que está en el Cielo, junto a Dios, y esta Mamá se llama María, que es también la Mamá de Dios. Por eso tenemos que estar contentos porque tenemos dos mamás, la mamá de la tierra y la Mamá del Cielo.

A nuestra Mamá del cielo, la Virgen María, le gusta mucho que nosotros los niños le hablemos y le mandemos besos, porque Ella desde el cielo nos cuida y nos regala cosas lindas. Ella es la que nos da un beso cuando nos vamos a dormir y que cuida de nosotros los niños.

Tenemos que querer mucho a María, nuestra Mamá del cielo, porque Ella nos quiere mucho, muchísimo, y llora si nosotros no la queremos o nos portamos mal y decimos malas palabras, porque a Ella no le gustan esas cosas y se pone triste.

Así que tenemos que ser buenos para que María, nuestra Mamá del cielo, esté sonriente y nos de un abrazo muy fuerte y nos acaricie y nos cuide siempre.

Vamos a decirle con mucho amor: ¡Bendita seas María, Mamá mía del cielo!

 

Si usted quiere recibir estos apuntes de CATECISMO PARA NIÑOS por correo electrónico, por favor suscríbase a APUNTES DE CATECISMO:
SUSCRÍBASE AQUÍ

Aquí transcribo unas palabras del fallecido Obispo Manuel González, que nos hablan de la importancia del Catecismo para los niños:

"En estas horas de angustias ante la persecución del alma de los niños y de ansias porque conozcan y amen a Jesús, yo quisiera que por los Catequistas, Maestros y educadores cristianos y de modo singular por los padres y madres de familia se leyeran muy despacio y se meditaran estas líneas en las que he tratado de condensar lo que sobre este tema me ha enseñado mi experiencia de Catequista y de director de almas.

Jesús, que en el Evangelio es el Autor y el Maestro Soberano de palabra y de obra del Catecismo, en la Eucaristía además es el Modelo perfecto y la Fuerza para cumplirlo.

La misión educadora de los padres y maestros cristianos se reduce en realidad a poner a sus niños tan cerca de Jesús, que aprendan de Él, en el Evangelio y en el Sagrario, todo el Catecismo, no ya de memoria, sino de entendimiento, voluntad e imitación.

¡Ah! y que se hable en todas las formas a los niños de Jesús, que, con que sólo lo vean en una estampa o imagen, o en el Sagrario, ya sepan lo que les dice. Que los niños sepan a Jesús vivo: eso es todo.

El educador que consiga que sus niños desde que casi nacen, no sólo conozcan, sino que traten y quieran (según su modo), y se sepan a Jesús, serán los de verdad educadores y formadores cristianos, de vida, carácter y conciencia de cristianos.

Quizás tenga tan poco arraigo la instrucción que se da del Catecismo, aún por los buenos maestros porque se da más letra que espíritu, más lecciones de memoria que ejemplos vivos, más libro de Jesús que Jesús de libro.

Jesús debe tener tal atractivo y tan gran influencia sobre los niños, y deben sentir éstos tal inclinación hacia Él que en su Evangelio no manda jamás que vayan los niños a Él, ni que se los llevemos, sino que los dejemos ir, no los impidamos ir a Él.

Forma esto contraste con su conducta con la gente mayor, los cargados, los pecadores, los candidatos para apóstoles, etc., a los que manda: "Venite... veni... sequere me."

Sin duda el niño por su pureza e inocencia y, si está bautizado, por la Gracia que tiene, pone tan pocos obstáculos a  unirse con Jesús, que no hace falta mandato, sino que basta que no les impidan ir a ver, oír y tratar a Jesús, es decir, que, con que se vean, se ponen en inteligencia y en relación de cariño el Jesús del Evangelio y de la Eucaristía y el Jesús chiquito de la Gracia habitual del alma del niño. Éste, mejor que nadie, que aun el sabio y el teólogo, ve y gusta a Jesús plenum gratiae et veritatis, lleno de gracia y de verdad."