Actualizado el viernes 10/MAR/17

Catequesis mariana

La virginidad de María 

En la profecía que hablaba desde antiguo de que una virgen concebiría y daría a luz al Emmanuel, hay una gran luz para entender la virginidad de María. Porque a simple vista pareciera que no es un signo tan grande el que una virgen conciba y luego dé a luz a un hijo. Pero hay que entender la profecía y leerla en el lenguaje en que fue escrita. Ella dice que “La virgen concebirá y dará a luz un hijo”, esto hay que leerlo así: “La Virgen, sin dejar de ser virgen, concebirá, y sin dejar de ser virgen, dará a luz un hijo”. Es decir que María es virgen antes, durante y después del parto, y lo será para siempre. Este privilegio de María es muy atacado por Satanás, que a través de los protestantes niega esta gracia de nuestra Madre. Pero esta es la verdad: María es la siempre Virgen María, es la eterna Virgen de Dios, que Él se preparó para la vengarse del demonio. Por ello María siempre aplasta la cabeza de la serpiente infernal, porque Ella nunca tuvo comercio con el demonio.

Si desea recibir esta Catequesis mariana periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

«¡De Maria numquam satis!: ¡De María nunca se dirán bastantes cosas!».