Actualizado el martes 28/AGO/18

Ejemplos de la protección de la Medalla de San Benito

 

Preservación en los peligros

 

Ejemplo 38

 

En el mes de julio de 1847, cuatro hermanos de las Escuelas Cristianas viajaban, junto con otros dos pasajeros, en una diligencia de Lyon a París. Acababan de salir de Orleáns. Uno de los viajeros, que había hablado sobre la medalla de San Benito, ofreció una a cada uno de sus acompañantes.

Todavía estaba explicando el sentido de las letras de la medalla, cuando, súbitamente, los caballos se dispararon a todo galope y, desobedeciendo al conductor, arrastraron al vehículo hacia un rumbo fatal. La ruta estaba empedrada hasta la mitad y los obreros habían apilado las piedras que serían utilizadas en el nuevo pavimento, a lo largo de la parte ya descalzada, formando una especie de muro. Los caballos traspusieron el obstáculo y precipitaron la diligencia hacia el otro lado. El vehículo se inclinó de modo asustador, pero no llegó a darse vuelta; surcó por algunos minutos la arena y en seguida, en un abrir y cerrar de ojos, se ubicó nuevamente en el camino, parando en el momento en que la brida se cortó a causa de la violencia de los golpes. Este hecho ocurrió cerca de Châteauneuf (Loiret), aldea situada a unas dos leguas de Saint-Benoît-sur-Loire. Los habitantes del lugar, que habían presenciado tan milagrosa protección, gritaban: “¡Milagro! Ese coche aunque hubiera estado vacío, debería haber volcado”.

 

Ejemplo 39

 

En junio de 1843, cerca de Ecommoy, en la ruta de Mans a Tours, dos caballos que tiraban una diligencia se detuvieron de repente en medio de una escarpada ladera y empezaron a retroceder con una rapidez aterradora. Dos de los viajeros abrieron la puerta y saltaron al camino; el tercero, en vez de saltar, apretó una medalla de San Benito que tenía consigo; en ese momento la diligencia paró repentinamente y los caballos, que se habían precipitado hacia el costado de la carretera, volvieron al medio del camino.

 

Ejemplo 40

 

Un día de verano, en 1858, en París, hacia las cinco de la tarde, una carreta llena de numerosos paquetes estaba parada frente al Nº 4-6 de la calle Royale-Saint-Honoré. Ocupaba la mitad de la calzada y el movimiento de sus briosos caballos interrumpía la circulación y llamaba la atención de los transeúntes y moradores. Una de las riendas que sujetaba al caballo de adelante se aflojó o se cortó, y éste, retrocediendo con violencia, empinaba las patas traseras, cayendo con todo su peso sobre el otro caballo y dándole tremendas dentelladas; sólo largaba a su presa para empinarse nuevamente y recomenzar los mismos movimientos. Todos los esfuerzos del conductor, que tiraba de las riendas y golpeaba la cabeza del animal con el mango del látigo, sólo conseguían alterarlo cada vez más y la escena amenazaba prolongarse indefinidamente, a pesar de la presencia de un policía y de los consejos, que en ocasiones como esa mucha gente se pone a dar.

Un piadoso católico que asistía a tan terrible situación sabía por propia experiencia cuán poderosa es la intervención de San Benito y tuvo la idea de recurrir secretamente a la medalla, invocando al santo Patriarca. No había acabado de pronunciar la fórmula de la invocación, cuando el animal, todavía sin aliento, pasaba del paroxismo del furor a la más perfecta calma y se dejaba enganchar nuevamente.

 

Ejemplo 41

 

Ese mismo verano del año 1858, una bella mañana, dos militares uniformados, que volvían de pasear a sus caballos, estaban parados delante de la alcaldía del primer distrito y llamaban la atención de los transeúntes y ociosos de la calle Anjou-Saint-Honoré, de París. Uno de los caballos se atravesó, negándose a andar, y por más esfuerzos que hacía el jinete, no lograba sacarlo de esa posición. El animal miraba un terreno desocupado que estaba delante de la Administración, como si estuviera atado a ese lugar, y de vez en cuando se le estremecía todo el cuerpo. Un hombre lleno de fe en la virtud de la medalla de San Benito, que estaba a corta distancia, al darse cuenta de lo que sucedía, pensó que el demonio tal vez intervenía para producir aquella penosa situación. Temiendo un accidente, pronunció el conjuro cuyas iniciales están escritas en la medalla: Vade retro, satana etc.

No había terminado de pronunciar la fórmula, cuando el caballo comenzó a moverse, empinándose dos o tres veces; después volvió a quedarse inmóvil. La persona de quien hablamos se acercó poco a poco y, viendo que el apuro no había pasado, tomó la medalla de San Benito que traía consigo y comenzó a rezar interiormente: “Glorioso San Benito, rogad a Dios, para que por vuestra intercesión, haga que estos caballos se dejen guiar dócilmente por sus jinetes, y no causen ningún accidente”. Inmediatamente, el caballo rebelde retomó su camino y partió al galope al lado del otro que lo había esperado. El desconocido liberador preguntó entonces a una mujer qué se encontraba en la esquina de la calle Suresnes cuánto tiempo hacía que los jinetes estaban parados; y se enteró de que esa situación había durado quince minutos.

 

Ejemplo 42

 

Durante el invierno de 1858 a 1859, la misma persona se encontraba en la entrada de la calle Miromesnil, en París. La multitud de transeúntes, aglomerada en la calzada, atrajo su atención hacia un jinete cuyo caballo se negaba a andar. El animal se había atravesado y se mostraba insensible al látigo y las espuelas. El individuo de quien hablamos paró algunos instantes para indagar qué pasaba. Viendo que el jinete, ya impaciente, pedía y tomaba un vaso de vino, sin descender del caballo, no sólo para tener firmeza sino también para recobrar ánimo, y que el animal persistía en no querer cambiar de lugar, dedujo que allí podía haber alguna influencia demoníaca. Quiso asegurarse de ello, empleando la medalla de San Benito. Apenas pronunció la fórmula conjurante, el caballo partió al galope por la avenida Marigny. Contento con ese primer éxito, pero desconfiado de las astucias del enemigo invisible, el piadoso católico continuó su camino, acompañando con la vista al hombre y al animal. Y vio que de repente, el caballo, llegado a la mitad de la avenida, se paraba otra vez, atravesando el camino. Tomó la medalla y dijo interiormente: “Glorioso San Benito, rogad a Dios para que por vuestra intercesión, haga que ese caballo obedezca a su dueño y no le cause ningún daño”. Inmediatamente el caballo partió al galope, dobló a la derecha por la avenida Champs-Élysées y desapareció.

 

Ejemplo 43

 

El domingo 28 de noviembre de 1850, el joven Enrique S..., de catorce años, aprendiz en el establecimiento de P..., maestro esmaltador de joyas, en París, se encontró con una persona que se interesaba mucho por su familia. Lo saludó efusivamente, y cambiadas algunas palabras, le ofreció la medalla de San Benito, diciéndole que lo protegería contra los peligros que pudieran amenazarlo.

El jueves siguiente, 2 de diciembre, nuestro aprendiz bajaba resbalando por la baranda de la escalera, cuando, receloso de encontrar una persona que subía, adelantó la cabeza, perdió el equilibrio y cayó desde una altura de un piso y medio. Al caer, se golpeó la espalda contra la baranda inferior, y ese contragolpe lo arrojó hasta el último escalón, donde cayó sentado y sin ninguna herida, sintiéndose apenas medio atontado por la caída. Al cabo de un rato, subió otra vez a la oficina para continuar el trabajo, pero su patrón, temeroso de que el accidente pudiera acarrearle malas consecuencias, encontró prudente mandarlo descansar unos días a la casa de su madre. Su salud no sufrió sin embargo ningún daño y el joven atribuyó la protección insigne de que fuera objeto a la presencia de la medalla de San Benito que le habían ofrecido tan oportunamente.

 

Ejemplo 44

 

En Tours, en 1859, un joven hacía ejercicios de gimnasia en un establecimiento especializado. Estaba por hacer un ejercicio que consiste en izarse hasta el techo y tocarlo, extender el cuerpo y conservarlo paralelo al suelo, con la fuerza de los puños. Acababa de tomar la posición horizontal, cuando se quebraron los tornillos que retenían la vara y el joven cayó de espaldas desde una altura de cerca de cinco metros, cayéndole además la viga encima del pecho. El instructor que dirigía el ejercicio lanzó un grito de terror; pero el muchacho se levantó, y le mostró la medalla de San Benito, diciendo: “¡Esto me salvó la vida! Tómeme el pulso, no tengo nada”.

 

Ejemplo 45

 

En febrero de 1859, un niño todavía muy pequeño había salido de paseo al jardín de Tuilleries con su niñera. Hacia las tres de la tarde pasó por allí el emperador. El aya, muy curiosa, se puso a correr para ver el carruaje imperial, y se perdió en medio de la multitud, olvidándose del niño que estaba a su cuidado. Éste, creyéndose perdido, resolvió volver solo a la casa de sus padres, que estaba ubicada en la calle Saint-Florentin. En aquel momento, el tránsito en la calle Rivoli era tremendo. Pero el valiente niño, sin intimidarse, atravesó la calle resueltamente, llegando a la casa de los suyos, quienes al verlo regresar solo quedaron muy afligidos. Interrogado sobre la ausencia de la niñera y al oír las exclamaciones de la hermana por los peligros corridos, respondió con toda calma: “¡Pero si yo llevaba la medalla de San Benito! Cuando tenía que cruzar la calle, los coches hacían ¡frru! ¡frru!, y me dejaban pasar”.

 

Ejemplo 46

 

En 1859, una comunidad religiosa, consagrada a la educación de las niñas, acababa de mandar construir en París un gran edificio destinado a servir de dormitorio para las alumnas. Ya concluidas las obras, el dormitorio estaba listo para ser habitado; los padres, que utilizaban los locutorios establecidos en la planta baja y las alumnas, que apreciaban las excelentes condiciones del nuevo edificio, aplaudían la feliz iniciativa de la construcción; pero inesperadamente, se comienzan a oír, en todo el edificio, ciertas rajaduras que producen cierta inquietud. Al principio se las atribuía a la obra de carpintería, pero las cosas llegaron a tal punto que los padres, aterrados ante el peligro que podían correr sus hijas, hablaban de retirarlas del establecimiento. Para calmarlos, se llamó un ingeniero; pero nada lograba tranquilizarlos. A fin de no exasperarlos todavía más, las religiosas tuvieron que comprometerse a no instalar a las niñas en el dormitorio nuevo y a tomar todas las medidas necesarias para evitar cualquier accidente. Se trataba, nada más ni nada menos, que de hacer una nueva construcción; pero los recursos disponibles de la comunidad estaban agotados. Un amigo de la casa, a quien dos de las religiosas comunicaron las dificultades por las que estaban pasando, les aconsejó que recurriesen a San Benito. Sugirió que colocaran, en cada piso del nuevo edificio, una medalla del santo Patriarca y que enterraran otras en los cimientos, en los cuatro puntos cardinales, y rezaran cinco Gloria Patri en honra de la Pasión, tres Ave Marías en honor de la Santísima Virgen y otros tres Gloria Patri a San Benito. El consejo fue seguido y a partir de los días siguientes no se oyeron más aquellos ruidos y la comunidad sólo tuvo que dar gracias a Dios, a la Virgen y a San Benito por la protección tan visiblemente alcanzada.

Si dona para la página, puede recibir medallitas de San Benito bendecidas con la bendición especial: CLICK AQUÍ

 

Leer más sobre la Medalla de San Benito