Evangelio del día.

Lunes 26/JUN/17. 

Mt 7, 1-5. 

No juzgar. 

Jesús dijo a sus discípulos: No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Deja que te saque la paja de tu ojo”, si hay una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano. 

Reflexión: 

Nos dice Jesús en este Evangelio: “No juzguen, para no ser juzgados”. Esto es un secreto que nos da y el cual debemos aprovechar. Si no juzgamos, no seremos juzgados. Por eso ¡qué misericordiosos conviene que seamos con todos! Porque la medida que usemos para los demás, se usará para nosotros. Y si vemos que una persona actúa mal, no la juzguemos, no la condenemos, pues no sabemos todos los factores que confluyen para que esa persona actúe así. Sólo Dios lo sabe y puede juzgarla. Dejemos el juicio a Dios y por nuestra parte perdonemos a todos. Es por nuestro bien, para que en nuestro juicio particular después de la muerte, seamos juzgados muy benignamente por Dios.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de ser como Ella, callada, prudente, humilde, amorosa y sabia.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

Si desea recibir el Evangelio todos los días en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ