PortadaActualizado el sábado 12/ABR/14

Las Glorias de María (fragmento)

San Alfonso María de Ligorio

Cuán grande es la clemencia y piedad de María 

1. María es la misma bondad para todos 

Al hablar san Bernardo de la piedad que tiene María para con los más necesitados, dice que ella es con verdad, la tierra prometida de Dios, de la que mana leche y miel. Dice san León que la Virgen está dotada de tales entrañas de misericordia, que no sólo merece ser llamada misericordiosa, sino la misma misericordia. Y san Buenaventura, considerando que María ha sido constituida Madre de Dios para favorecer a los necesitados, y que a ella le está confiado el oficio de la misericordia; y contemplando, por otra parte, que ella tiene sumo cuidado de todos los necesitados, por lo que es tan rica en piedad, que parece no tiene otro deseo que el de aliviar las necesidades decía que cuando contemplaba a María, se le olvidaba la justicia divina y sólo veía la divina misericordia de la que María está llena. Estas son sus tiernas palabras: “De veras, Señora, cuando te contemplo, no veo más que misericordia, pues para los necesitados has sido hecha Madre de Dios y se te ha confiado el oficio de compadecer. Por eso se te ve solícita hacia ellos, estás circundada de misericordia, parece que sólo eres feliz ejerciendo la misericordia”.

Es tanta la piedad de María, como dice al abad Guérrico, que sus entrañas tan amorosas, no saben, ni por un momento, dejar de producir frutos de piedad para nosotros. Dice san Bernardo: “Y ¿qué otra cosa puede manar una fuente de piedad sino piedad?” Por lo mismo, María es comparada al olivo: “Como olivo hermoso en los campos” (Ecclo 24, 19). Pues así como el olivo no da más que aceite, imagen de la misericordia, así, de las manos de María no salen más que gracias y misericordias. Por lo que María, justamente puede llamarse, dice el P. Luis de la Puente, la madre del aceite, es decir, la Madre de la misericordia. Al recurrir nosotros a esta Madre para pedirle el óleo de su piedad, no hay que temer que nos lo niegue, como se lo negaron las vírgenes prudentes a las necias, cuando les dijeron: “No sea que no alcance ni para nosotras, ni para vosotras” (Mt 25, 9). De ninguna manera, porque ella es muy rica de este óleo de misericordia, como lo advierte san Buenaventura. Que también por eso la llama la Iglesia, no sólo Virgen prudente, sino prudentísima, para que entendamos, dice Hugo de San Víctor, que María está llena de gracia y de piedad, que le basta para proveer a todos, sin que a ella le falte.

Pero pregunto yo: ¿Por qué se dice que este hermoso olivo está en medio del campo, y no más bien en un huerto tapiado o con cerca de espinos? A esto responde el cardenal Hugo: Para que todos puedan contemplar a María fácilmente y sin problemas acudir a ella para obtener remedio en sus necesidades. Este bello pensamiento lo confirma san Antonino, diciendo que, como un olivo que está en campo abierto, así todos pueden acudir a ella, ya sean justos o pecadores, para obtener su misericordia. Y añade además: ¡Cuántas sentencias condenatorias ha sabido hacer revocar esta Virgen Santísima, con sus piadosos ruegos en favor de los pecadores que a ella han recurrido! “Y ¿qué otro refugio más seguro –dice el devoto Tomás de Kempis– podemos encontrar, que el seno piadoso de María? Allí el pobre encuentra su asilo, el enfermo su medicina, el afligido su consuelo, el que duda consejo, y el desamparado su socorro”.

¡Pobres de nosotros, si no tuviéramos esta Madre de misericordia, tan atenta y solícita para socorrernos en todas nuestras miserias! “Donde no hay una mujer, gime el hombre a la deriva” (Ecclo 36, 25). Donde falta la mujer, dice el Espíritu Santo, gime y sufre el enfermo. Esta mujer, dice san Juan Damasceno, es realmente María y, donde falte esta santísima Mujer, gime el enfermo. Sí, pues queriendo Dios que todos los dones se dispensen gracias a las plegarias de María, si éstas llegaran a faltar, no habría esperanza de misericordia, como lo indicó el Señor a santa Brígida. 

2. María conoce nuestra necesidad y la remedia 

¿Cómo temer que María no acuda a compadecerse de nuestras miserias? No, que ella, mejor que nosotros, ve nuestras miserias y las compadece. Dice san Antonino: ¿Quién, entre todos los santos se compadece de nuestros males como María? Donde ve alguna miseria, allí acude presurosa para socorrer con gran piedad. Así lo dice Ricardo de San Víctor. Lo afirma también Mendoza: Oh Virgen bendita, tú dispensas con larga mano tus misericordias, allí donde descubres una necesidad. Y nunca dejará este oficio de buena Madre, como ella misma lo afirma: “Por los siglos subsistiré. En la Tierra santa, en su presencia, he ejercido el ministerio... Y en Jerusalén se halla mi poder” (Ecclo 24, 9-11). Comenta el cardenal Hugo: “Hasta el siglo futuro, es decir, hasta que lleguen a ser bienaventurados, no dejaré de socorrer a los hombres en sus miserias, y de rogar por la conversión de los pecadores”.

Refiere Suetonio que el emperador Tito estaba tan ansioso de conceder favores a quien se los pedía, que el día en que no había hecho alguno, decía con tristeza: “He perdido el día” porque lo he pasado sin favorecer a nadie. Probablemente esto lo decía Tito, más por vanidad y afán de ser estimado, que por verdadera caridad. Pero nuestra emperatriz María, si por un imposible pasara un día sin socorrer a alguno, lo sentiría muchísimo; porque está llena de caridad y del deseo de hacernos bien. De modo que, como dice Bernardino de Bustos, ella tiene más ansia de darnos gracias, que nosotros de recibirlas de ella. Por lo que añade que, cuando a ella acudimos, siempre la encontraremos con las manos llenas de misericordia y liberalidad.

Ya fue Rebeca figura de María, la cual, cuando el siervo de Abrahán le pidió agua para beber, le respondió que, no sólo para él, sino también para sus camellos sacaría del pozo agua suficiente, para que todos bebiesen (Gn 24, 19). Y el devoto san Bernardo, vuelto hacia la Virgen, le dice: “Señora, no sólo al siervo de Abrahán sino también para sus camellos dales de tu vasija sobreabundante”; como si dijera: Señora tú eres más piadosa y generosa que Rebeca, y por eso, no te contentas con dispensar las gracias de tu misericordia sólo a los siervos de Abrahán, que representan a los fieles siervos de Dios, sino que las dispensas también a los camellos, figura de los pecadores. Y como Rebeca dio más de lo que se le pedía, así y mejor, María da más de lo que se le solicita. La liberalidad de María, dice Ricardo de San Lorenzo, se asemeja a la liberalidad de su Hijo, que otorga siempre más de lo que se le pide; que por eso lo llama san Pablo “rico para todos los que lo invocan” (Rm 10, 12). Por esto le dice a la Virgen un devoto autor: “Señora, ruega por mí, porque tú pedirás para mí las gracias con mayor devoción de la que sabría tener yo; y me conseguirás de Dios gracias muy superiores a las que yo pudiera pedir”. 

3. María es bondadosa, sobre todo, con los pecadores 

Cuando los samaritanos rehusaron recibir a Jesucristo y su doctrina, dijeron Santiago y san Juan a su Maestro: “¿Quieres, Señor, que mandemos fuego del cielo que los devore?” Pero el Salvador les respondió: “No sabéis a qué espíritu pertenecéis” (Lc 9, 55). Como si dijera: Yo soy piadoso y dulce, por lo que he bajado del cielo para salvar a los pecadores, no para castigarlos; y ¿vosotros queréis verlos condenados? ¿Qué fuego? ¿Qué castigo? Callad, no me habléis de castigos, que ése no es mi espíritu. De igual modo María, que tiene el alma del todo semejante a la de su Hijo, estamos seguros que está siempre inclinada a tener misericordia, porque, como dice santa Brígida es llamada la Madre de la misericordia; y la misma misericordia de Dios la hace tan piadosa y dulce para con todos. Por eso a María la vio san Juan, vestida del sol: “Apareció una señal grande en el cielo, una mujer vestida de sol” (Ap 12, 1). Sobre lo cual, dice san Bernardo dirigiéndose a la Virgen: “Vistes al sol y con él te vistes”. Has vestido al sol, al Verbo de Dios, con carne humana; mas él te ha vestido a ti con su poder y misericordia.

Es tan piadosa y benigna esta Reina, que, al decir de san Bernardo, cuando se le acerca un pecador para encomendarse a su piedad, no se pone a examinar sus méritos, ni si es digno o no de ser oído, sino que sin más lo atiende y lo socorre. Por lo cual, reflexiona san Ildeberto, que está bien decir de María que es bella como la luna (Ct 6, 9); porque como la luna ilumina y beneficia los cuerpos más humildes de la tierra, así María ilumina a los pecadores más indignos. “Hermosa como la luna, porque es hermoso hacer beneficios a los indignos”, dice san Ildefonso. Y aunque la luna toma toda su luz del sol, actúa antes que el sol, piensa un autor. También dice san Anselmo: “Más pronto se consigue, a veces, nuestra salvación invocando el nombre de María, que invocando el nombre de Jesús”. Por eso nos exhorta Hugo de San Víctor, para que, si nuestros pecados nos hacen temer el acercarnos a Dios, porque él es la majestad infinita que hemos ofendido, no temamos sin embargo recurrir a María, porque en ella nada encontraremos que nos asuste. Es verdad que ella es santa e inmaculada, que es la Reina del mundo y la Madre de Dios; pero al mismo tiempo es de nuestra carne, hija de Adán como nosotros.

Finalmente, dice san Bernardo, todo lo que hay en María respira gracia y piedad, porque ella, como Madre de piedad, es toda para todos, y por su gran caridad, se pone a disposición de todos, justos y pecadores; y abre el seno de su misericordia para que todos gocen de su plenitud. Y si el demonio, como dice san Pedro, “anda siempre merodeando, buscando a quién devorar” (1P 5, 8), todo lo contrario, dice Bernardino de Bustos, es lo que hace María, que “anda siempre buscando cómo dar la vida y salvar a todos los que pueda”. 

4. María esmera su atención hacia los más alejados de Dios 

Debemos persuadirnos de que la protección de María es más grande y poderosa de lo que nos podemos imaginar, como dice san Germán. ¿Por qué el Señor, que en la antigua ley era tan riguroso en el castigar, ahora tiene tanta misericordia aun con los reos de los mayores pecados?, pregunta Pelbarto; y responde: Se porta así por los méritos y por el amor de María. Dice san Fulgencio: ¡Cuánto hace que hubiera sido aniquilado el mundo, si María no lo hubiera sostenido con su intercesión! Mas nosotros, dice Arnoldo de Chartres, podemos acercarnos a Dios en espera de todos los bienes, porque el Hijo es nuestro mediador ante Dios Padre y la Madre ante el Hijo. ¿Cómo no va a escuchar el Padre a su Hijo cuando le presenta las llagas que ha recibido por salvar a los pecadores? Y ¿cómo el Hijo no va a atender a la Madre cuando le recuerda que lo ha alimentado a sus pechos virginales? Dice san Pedro Crisólogo con hermosa y firme expresión, que esta humilde doncella, habiendo alojado a Dios en su seno, exige como pensión del hospedaje, la paz del mundo, la salvación de los que andan perdidos y la vida de los muertos.

Dice el abad de Celles: ¡Cuántos que merecían ser condenados por la divina justicia, se han salvado por la piedad de María! Es que ella es el tesoro de Dios y la tesorera de todas las gracias, por lo que nuestra salvación está en sus manos. Por eso recurramos siempre a esta maravillosa Madre que es todo piedad, y estemos del todo seguros de salvarnos gracias a su intercesión, ya que ella –así nos anima Bernardino de Bustos– es nuestra salvación, nuestra vida, nuestra consejera, nuestro refugio y nuestra ayuda. María, es precisamente, dice san Agustín, aquel trono de la gracia, al que nos exhorta el apóstol que recurramos con confianza para obtener la divina misericordia y hallar la gracia para una ayuda oportuna (Hb 4, 16). Al trono de la gracia, comenta san Antonio, es decir, a María. Por esto santa Catalina de Siena llamaba a María administradora de la misericordia divina.

Concluyamos ya, con la bella y dulce exclamación de san Bernardo, comentando las palabras: “Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María: Oh María, tú eres clemente con los miserables, piadosa con los que te ruegan, dulce con los que te aman; clemente con los penitentes, piadosa con los que progresan, dulce con los perfectos. Te manifiestas clemente al librarnos de los castigos, piadosa al otorgarnos las gracias, y dulce dándote al que te busca”. 

EJEMPLO 

Protección de María a una devota suya 

Refiere el P. Carlos Bovio que en Dormans, Francia, vivía un casado que andaba en tratos deshonestos con otra mujer. Su esposa, no pudiendo soportarlo, no hacía más que pedir a Dios que los castigase. En especial un día en una iglesia, ante el altar de la Santísima Virgen, se puso a pedir venganza contra la mujer que le robaba el marido. Precisamente ante esta imagen iba todos los días, a rezarle un Ave María, la otra mujer pecadora.

Una noche, en sueños, se le presentó a la esposa, la Madre de Dios. Al verla comenzó con la cantinela de siempre: “Justicia, Madre de Dios, justicia”. La Virgen le respondió: “¿Justicia? ¿A mí me pides justicia? Busca otro que te la haga, que yo no puedo. Has de saber, que esa pecadora todos los días me dirige una oración tan de mi agrado que no puedo consentir que quien así me reza sufra o sea castigado por sus pecados”.

Por la mañana, fue la esposa a la Santa Misa en aquella iglesia de la Virgen; y al salir, se encontró con la amiga de su marido; al verla comenzó a injuriarla, diciéndole entre otras cosas que era una hechicera, que con sus encantamientos había llegado a encantar a la Virgen Santísima. “¡Calla! ¿Qué dices?”, le decía la gente. “¿Cómo me voy a callar? –les respondía ella–, lo que digo es la pura verdad. Se me ha aparecido la Señora y, al pedirle yo que me hiciera justicia, me ha respondido que no me la podía hacer por un saludo especial que esta malvada le recita todos los días”. Le preguntaron cuál era el saludo que le recitaba a la Madre de Dios todos los días. Ella respondió que era el Ave María. Pero al darse cuenta que por aquella pequeña devoción se mostraba la Virgen tan misericordiosa, fue enseguida a postrarse a los pies de aquella santa imagen, y allí mismo, pidiendo perdón a todos, hizo voto de perpetua castidad. Además se hizo un hábito de monja y se fabricó una pequeña habitación cerca de la iglesia, donde se recluyó y perseveró en continua penitencia hasta la muerte. 

ORACIÓN PIDIENDO LOS DONES DE DIOS 

Madre de misericordia, eres tan piadosa,
tienes tan gran deseo
de hacernos bien a los necesitados,
y dejarnos contentos cuando te suplicamos,
que yo, el más infeliz de todos
recurro a tu piedad
para que me otorgues lo que te pido. 

Busquen otros cuanto quieran,
salud del cuerpo, riquezas
y otros bienes de la tierra;
Señora, yo vengo a pedirte
lo que deseas ver en mí: 

Tú que fuiste tan humilde,
dame humildad y saber aceptar los desprecios. 

Tú, tan sufrida en los trabajos,
hazme paciente en las adversidades. 

Tú, tan llena de amor de Dios,
obtenme el amor puro y santo. 

Tú, todo caridad para el prójimo,
consígueme caridad para con todos,
y también para los que me son adversos. 

Tú, del todo unida al divino querer,
dame total conformidad con lo que Dios dispone. 

Tú, la más santa entre las criaturas,
hazme santo, María. 

Nunca te falta el amor,
y todo me lo puedes y quieres obtener.
Sólo me puede impedir
que yo reciba tu gracia,
o mi olvido de suplicarte,
o mi poca confianza en tu intercesión.
Pero el recurrir a ti,
y el hacerlo con total confianza,
tú misma me lo tienes que otorgar. 

Estas dos gracias supremas,
son las que ahora quiero y te pido,
las que espero, con certeza, alcanzar por ti,
María, Madre y esperanza mía,
mi amor, mi vida, mi refugio,
mi ayudadora y consoladora. Amén.

Lea o descargue el libro completo en Word

 

Bookmark and Share