PortadaActualizado el sábado 22/MAR/14

Información sobre la Consagración a María 

[16] Dios Padre entregó su Unigénito al mundo solamente por medio de María. Por más suspiros que hayan exhalado los patriarcas, por más ruegos que hayan elevado los profetas y santos de la antigua ley durante cuatro mil años a fin de obtener dicho tesoro, solamente María lo ha merecido y ha hallado gracia delante de Dios por la fuerza de su plegaria y la elevación de sus virtudes. El mundo era indigno, dice san Agustín, de recibir al Hijo de Dios inmediatamente de manos del Padre. Quien lo entregó a María para que el mundo lo recibiera por medio de Ella.

Dios Hijo se hizo hombre para nuestra salvación, pero en María y por María.

Dios Espíritu Santo formó a Jesucristo en María, pero después de haberle pedido consentimiento por medio de los primeros ministros de su corte. 

(del Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María) 

Comentario: 

Dios también nos quiere entregar a su Hijo Jesucristo por medio de María. Por eso ¡qué importante es que nos consagremos a Ella para recibir en plenitud a Jesucristo, que mora en María! Hoy más que nunca es verdadero aquel texto de la Sagrada Escritura que se refiere a la Sabiduría y que nosotros lo aplicamos a la Santísima Virgen: “El que me hallare, hallará la vida”. Y es así, el que halla a María halla la vida, pero la Vida con mayúscula, es decir la Gracia santificante y todos los dones que nos da Dios.

¡Inmaculado Corazón de María!

¡Sé la salvación del alma mía!

Si usted desea recibir por email estos textos informativos sobre la Consagración a María, por favor:

SUSCRÍBASE AQUÍ

En esta sección, que se inaugura el 28 de abril de 2008, día de San Luis María Grignion de Montfort, encontrará distintos textos que hablan sobre la Consagración a la Santísima Virgen María, los cuales usted podrá ir leyendo y meditando y, si se decide a consagrarse a María, previa consulta con su director espiritual si es que lo tiene, puede hacerlo utilizando el método de San Luis María Grignion de Montfort que consiste en prepararse durante 30 días con meditaciones y oraciones, para hacer formalmente la consagración a la Virgen.

Por lo tanto si usted decide consagrarse, debe elegir un día de fiesta mariana, por ejemplo Santa María Madre de Dios (1 de enero), Virgen de Lourdes (11 de febrero), Anunciación (25 de marzo), Virgen de Fátima (13 de mayo), Inmaculado Corazón de María (mes de junio), Virgen del Carmen (16 de julio), Asunción de María (15 de agosto), María del Rosario de San Nicolás (25 de septiembre), Nuestra Señora del Rosario (7 de octubre), Virgen de la Medalla Milagrosa (27 de noviembre), Inmaculada Concepción (8 de diciembre),  cualquier primer sábado de mes, etc., etc.; y a partir de ese día elegido (que será el día de su consagración a María) debe tomar los 30 días previos para hacer la preparación, la cual puede ver o descargar haciendo clic aquí. Luego que hace los treinta días de preparación, el día siguiente se consagra a María.

También puede consagrarse a María de una forma más sencilla, a su Corazón Inmaculado, rezando una simple oración con la intención de consagrarse y entregarse a Ella por completo. Clic aquí para consagrarse a María.

Nota: En estos textos se habla de esclavitud mariana, que es en definitiva la consagración a María, como lo hace notar en la siguiente frase el Padre Gobbi del Movimiento Sacerdotal Mariano: "Para vivir la consagración a María, es necesario ofrecerse a Ella en una esclavitud de amor, la cual se realiza concretamente si vivimos como hijos confiados a su Corazón Inmaculado y con la mayor docilidad nos dejamos nutrir, vestir y conducir por Ella en todo momento."

 

Para conocer más sobre la Consagración a María le recomiendo que lea los siguientes libros:

- “El Secreto de María” clic aquí.

- “Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María” clic aquí.

- "Fundamentos de la Vida Mariana" clic aquí.

O puede descargar estos tres libros en la sección Descarga de archivos.

 

Bookmark and Share