PortadaActualizado el viernes 4/ABR/14

Interpretación del Apocalipsis

(Mensajes de la Santísima Virgen al Padre Gobbi, del Movimiento Sacerdotal Mariano)

Dongo (Como), 31 de diciembre de 1987

Última noche del año

La gran tribulación

“En mi Corazón Inmaculado, en acto de incesante oración, pasad Conmigo las últimas horas de este año, que está ya a punto de terminar.

Es un año importante y particularmente bendecido por mi Corazón Inmaculado porque me ha sido solemnemente y oficialmente consagrado por mi Papa.

Estáis ya en la mitad de este año mariano.

Habéis entrado en mi tiempo.

Estáis bajo el signo de los grandes acontecimientos, que os han sido predichos.

Sabed leer y meditar todo lo que en la divina Escritura se os ha descrito claramente para ayudaros a comprender los tiempos que estáis viviendo.

Con mi voz materna os guío a todos para que comprendáis los signos de la gran tribulación.

En los Evangelios, en las cartas de los Apóstoles, en el Libro del Apocalipsis os han sido claramente descritos indicios seguros para haceros comprender cuál es el período de la gran tribulación.

Todos estos signos se están realizando en este vuestro tiempo.

–Ante todo una gran apostasía se está difundiendo en todas partes de la Iglesia por la falta de fe, que se propaga incluso entre sus mismos Pastores.

Satanás ha logrado difundir por doquier la gran apostasía, por medio de su solapada obra de seducción, que ha llevado a muchos a alejarse de la Verdad del Evangelio para seguir las fábulas de las nuevas teorías teológicas, y complacerse en el mal y en el pecado, buscado, incluso, como un bien.

–Luego, en vuestro tiempo se multiplican los trastornos de orden natural, como terremotos, sequías, inundaciones, desastres que causan la muerte imprevista a millares de personas, seguidas de epidemias y males incurables que se propagan por doquier.

–Además vuestros días están marcados por continuos rumores de guerras, que se multiplican y siegan cada día innumerables víctimas.

Crecen las discordias y las disensiones en el interior de las naciones; se propagan las revoluciones y las luchas entre los diversos pueblos; continúan extendiéndose guerras sangrientas, no obstante los esfuerzos que se hacen para lograr la paz.

–Finalmente, en vuestro tiempo acontecen grandes signos en el sol, la luna y las estrellas.

El milagro del sol, acontecido en Fátima, fue un signo, que os di para advertiros que ya han llegado los tiempos de estos extraordinarios fenómenos que se suceden en el cielo.

Y cuántas veces, durante mis actuales apariciones, vosotros mismos habéis podido contemplar los grandes prodigios que se realizan en el sol.

Como las yemas o brotes que despuntan en los árboles, os dicen que ya ha llegado la primavera, así también estos grandes signos que se realizan en vuestro tiempo os dicen que ya ha llegado a vosotros la gran tribulación, que os prepara para la nueva era, que os he prometido con el triunfo de mi Corazón Inmaculado en el mundo.

He aquí la razón por la que me ha sido consagrado vuestro tiempo con un especial año mariano en mi honor.

Porque la Santísima Trinidad ha confiado al Corazón Inmaculado de vuestra Madre Celeste, la misión de preparar a la Iglesia y a toda la humanidad a vivir con confianza la hora de la gran tribulación que os prepara al retorno glorioso de Cristo.” 

Comentario: 

Algunos, quizás muchos, gritarán en el momento más grave de la prueba. “¡Ha llegado el fin del mundo! ¡Sálvese quien pueda!”. Y si bien es cierto que la prueba que estamos a punto de vivir en el mundo, y que ya ha comenzado, es la Gran Tribulación anunciada en el Apocalipsis y en toda la Escritura, también es cierto que ella no es el fin del mundo, sino un paso, una preparación a los cielos nuevos y a la tierra nueva, es decir, al Reino de Cristo en la tierra, que pedimos en el Padrenuestro.

Recordemos también que en el Apocalipsis claramente es descrita esta Gran Tribulación como un parto, como los dolores previos al parto, pero que luego pasan a ser cosa del pasado cuando un hombre ha nacido en el mundo. Así también ahora estamos en los comienzos de los dolores de alumbramiento, que se harán agudísimos y tremendos, pero que también pasarán.

Preparémonos con oración y penitencia, para estar listos, y que no nos suceda como a los apóstoles, que por no velar y orar, fueron vencidos por el enemigo. También nosotros deberemos pasar esta gran prueba, y no la pasaremos ilesos si no nos dedicamos más a la oración y menos a las cosas transitorias de la vida.

Tengamos cuidado porque el diablo sabe que se acercan estos tiempos y trata de entretenernos con bagatelas, con tal de que estemos muy ocupados en nuestras cosas, que son “nuestras” cosas, pero no las cosas de Dios. Estemos alertas a esta emboscada del Maligno y abramos los ojos a la realidad antes de que ya no quede tiempo de hacerlo.

(Vea cómo Consagrarse al Corazón Inmaculado de María)


Si desea recibir estos mensajes sobre la interpretación del Apocalipsis, en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

 

En aquel tiempo, se alzará Miguel, el gran Príncipe, que está de pie junto a los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de tribulación, como no lo hubo jamás, desde que existe una nación hasta el tiempo presente. En aquel tiempo, será liberado tu pueblo: todo el que se encuentre inscrito en el Libro. Y muchos de los que duermen en el suelo polvoriento se despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el horror eterno. Los hombres prudentes resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que hayan enseñado a muchos la justicia brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos. En cuanto a ti, Daniel, oculta estas palabras y sella el Libro hasta el tiempo del Fin. Muchos buscarán aquí y allí, y aumentará el conocimiento". Yo, Daniel, miré y vi que otros dos hombres estaban de pie, uno en una orilla del río y otro en la orilla opuesta. Uno de ellos dijo al hombre vestido de lino que estaba sobre las aguas del río: "¿Para cuándo será el fin de estos prodigios?". Yo oí al hombre vestido de lino que estaba sobre las aguas del río. Él alzó su mano derecha, y su mano izquierda hacia el cielo y juró por aquel que vive eternamente: "Pasará un tiempo, dos tiempos y la mitad de un tiempo; y cuando se haya acabado de aplastar la fuerza del pueblo santo, se acabarán también todas estas cosas". Yo oí, pero no entendí. Entonces dije: "Señor mío, ¿cuál será la última de estas cosas?". Él respondió: "Ve Daniel, porque estas palabras están ocultas y selladas hasta el tiempo final. Muchos serán purificados, blanqueados y acrisolados; los malvados harán el mal, y ningún malvado podrá comprender, pero los prudentes comprenderán. A partir del momento en que será abolido el sacrificio perpetuo y será instalada la Abominación de la desolación, pasarán mil doscientos noventa días. ¡Feliz el que sepa esperar y llegue a mil trescientos treinta y cinco días! En cuanto a ti, ve hacia el Fin: tú descansarás y te levantarás para recibir tu suerte al fin de los días". (Daniel 12, 1-13)

Sepan, en primer lugar, que en los últimos días vendrán hombres burlones y llenos de sarcasmo, que viven de acuerdo con sus pasiones, y que dirán: "¿Dónde está la promesa de su Venida? Nuestros padres han muerto y todo sigue como al principio de la creación". Al afirmar esto, ellos no tienen en cuenta que hace mucho tiempo hubo un cielo, y también una tierra brotada del agua que tomó consistencia en medio de las aguas por la palabra de Dios. A causa de esas aguas, el mundo de entonces pereció sumergido por el diluvio. Esa misma palabra de Dios ha reservado el cielo y la tierra de ahora para purificarlos por el fuego en el día del Juicio y de la perdición de los impíos. Pero ustedes, queridos hermanos, no deben ignorar que, delante del Señor, un día es como mil años y mil años como un día. El Señor no tarda en cumplir lo que ha prometido, como algunos se imaginan, sino que tiene paciencia con ustedes porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan.  (II Pedro 3, 3-9)

Esta sección se crea el 2 de Abril de 2010, Viernes Santo, y día del Siervo de Dios Juan Pablo II, a quien se la encomendamos, junto con la interpretación correcta del Apocalipsis y todas las profecías que hablan sobre el Fin de los Tiempos.

Que la Virgen nos guíe en esta tan importante, actual y necesaria tarea, para que podamos ser de los que estemos escritos en el Libro de la Vida el Último Día.

 

Bookmark and Share