Máxima del Evangelio: Porque por tus palabras serás declarado justo y por tus palabras serás condenado. (Mt 12, 37).