Actualizado el miércoles 15/FEB/17

Mensaje de conversión

La misión 

 22-1-84                                                                                                         26 

Estoy viendo permanentemente la ceguera de otros pueblos ante la advertencia de Dios, por eso sé que vosotros vais a hacer mucho para estar con Cristo Jesús. Sé que lo lograréis con vuestro empeño. 

Leed: Hechos C. 26, V. 16-17-18 

     16    Levántate y permanece de pie, porque me he aparecido a ti para hacerte ministro y testigo de las cosas que has visto y de aquéllas en que Yo me manifestaré a ti.

     17    Te libraré de los Judíos y de las naciones paganas. A ellas te envío

     18    para que les abras los ojos, y se conviertan de las tinieblas a la Luz y del imperio de satanás al verdadero Dios, y por la fe en Mí, obtengan el perdón de los pecados y su parte en la herencia de los santos. 

(Mensaje de María del Rosario de San Nicolás) 

Comentario: 

En otros lugares del mundo donde se han dado los mensajes de María invitando a la urgente conversión, no hubo la respuesta que quiere el Señor. Pero en Argentina la Virgen es bien recibida y esta nación tiene una misión especial en la historia de la salvación. Así como el Señor elige lo que no vale para confundir a lo que vale, así también eligió a Argentina para que lleve el mensaje de María hasta los más escondidos rincones del mundo. Al Señor le gusta dar participación en su misión a las regiones despreciadas por muchos; y así fue que Él mismo vivió en Nazaret, en Galilea, lugares despreciados por los judíos del Templo. Se puede decir que Argentina no es muy apreciada por los países poderosos, pero Dios y María la han elegido para una gran misión. Dios hace lo que quiere y puede enriquecer de dones a quien quiere, cuando quiere y como quiere, y así ha elegido a Argentina para que sea luz del mundo a través de los mensajes de María del Rosario en San Nicolás, provincia de Buenos Aires, República Argentina. Pero esta elección del Señor comporta una gran obligación de ser cada vez mejores y estar a la altura de la elección, con una firme voluntad de ser santos y de evangelizar toda la tierra. Seamos o no argentinos, esta es la misión de todo cristiano. No seamos como Jonás y aceptemos la misión que Dios y la Virgen nos encomiendan.

Si desea recibir este Mensaje de conversión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ