Portada(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el jueves 6/MAR/14

Mensaje de Misericordia

No hay peligro de exagerar. 

En una parte del Diario de Santa Faustina, Jesús le insta a que ella diga todo lo que le venga a la boca sobre la Misericordia de Dios, porque por más que dijera cosas, nunca habría el peligro de exagerar.

¡Qué hermosa enseñanza del Señor! Apliquémosla a nuestra vida, que tantas veces estamos como temerosos de Dios, y lo vemos como a un Dios castigador, que sólo quiere hacernos escarmentar nuestros errores y pecados.

Es cierto que Dios castiga, pero amorosamente, no para que muera el pecador, sino para que se salve con ese sacudón, ya que de otra forma iría a la condenación eterna.

Dios es un Padre amoroso, e incluso cuando permite el mal, es por un bien, y esto lo debemos creer firmemente.

Dios solamente castiga cuando no le dejamos otra salida, y así sucede con el alma que muere impenitente, obstinada en el pecado, entonces su destino es el Infierno. Pero si confiamos en Dios y sabemos que Él es la Bondad infinita, iremos por la vida con una luz de alegría en el alma, sabiendo que el Señor nos ama, y que aunque a veces nos salgan las cosas mal, ¡Dios no nos odia!, como a veces nos quiere hacer creer el diablo, para así alejarnos de Dios más y más, y tenernos para siempre atrapados. Estemos atentos a estos pensamientos e ideas equivocadas de Dios, para no ser desviados por el Maligno.


Difunda este Mensaje de Misericordia, ya que Jesús ha prometido que:

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso”.

“Las almas que adoren mi Misericordia y propaguen la devoción a ella invitando a otras almas a confiar en mi Misericordia, no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi Misericordia les dará amparo en este último combate”.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ

 

(Puede bajar el Diario completo en la sección Descarga de Archivos)

 

Bookmark and Share