(Sección especialmente dedicada a los Apóstoles de la Divina Misericordia)

Actualizado el viernes 7/SEP/18

Mensaje de Misericordia

Amor inagotable de Dios. 

Dios tiene un amor inagotable para cada uno de nosotros, y quiere derramarlo en nuestras almas si le damos permiso, pues Él no quiere violentar nuestra libertad. Entonces éste es el momento de abrirnos al amor de Dios y, como un recipiente adecuado, abrir nuestra boca para que Dios llene de amor nuestro interior. No hay nada más valioso que el amor de Dios. Si lo poseemos, lo poseemos todo y nada nos hace falta, porque Dios es Amor, y al comunicarnos su amor, es Él mismo el que se nos da en abundancia. ¡Qué felices debemos sentirnos de que Dios nos ame tanto!, que ha dado toda su sangre por cada uno de nosotros, y quiere darnos más todavía, pues se ha quedado en la Eucaristía, arriesgándose a que lo maltraten y lo insulten y ofendan, con tal de estar cerquita de nosotros y de que lo recibamos en nuestros corazones. Dejémonos amar por Dios, pues Él es lo que más desea y nos quiere inundar de amor. No lo despreciemos sino abramos completamente nuestro corazón a Él.

Jesús, en Vos confío.


Difunda este Mensaje de Misericordia, ya que Jesús ha prometido que:

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso”.

“Las almas que adoren mi Misericordia y propaguen la devoción a ella invitando a otras almas a confiar en mi Misericordia, no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi Misericordia les dará amparo en este último combate”.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ

 

(Puede bajar el Diario completo en la sección Descarga de Archivos)