Actualizado el jueves 23/FEB/17

Mensaje espiritual 

La importancia de la oración. 

Dice Santa Faustina Kowalska que: “A través de la oración el alma se arma para enfrentar cualquier batalla.  En cualquier condición en que se encuentre un alma, debe orar.  Tiene que rezar el alma pura y bella, porque de lo contrario perdería su belleza; tiene que implorar el alma que tiende a la pureza, porque de lo contrario no la alcanzaría; tiene que suplicar el alma recién convertida, porque de lo contrario caería nuevamente; tiene que orar el alma pecadora, sumergida en los pecados, para poder levantarse. Y no hay alma que no tenga el deber de orar, porque toda gracia fluye por medio de la oración.” (Diario #146).

También nos dice San Alfonso María de Ligorio que “el que reza se salva y el que no reza se condena”.

La Virgen en todas sus apariciones y mensajes nos pide que recemos frecuentemente, especialmente el Santo Rosario que es su oración predilecta y la más eficaz para vencer cualquier dificultad, como lo ha dicho también Sor Lucía, vidente de las apariciones de Fátima, con estas palabras: "… La Santísima Virgen nos dijo, tanto a mis primos como a mí, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo: el Santo Rosario y el Inmaculado Corazón de María… La Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario, de tal manera que ahora no hay problema por más difícil que sea: sea temporal y, sobre todo, espiritual; sea que se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros o a la vida de nuestras familias del mundo o comunidades religiosas, o a la vida de los pueblos y naciones; no hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario. Con el Santo Rosario nos salvaremos, nos santificaremos, consolaremos a Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas almas. Por eso, el demonio hará todo lo posible para distraernos de esta devoción; nos pondrá multitud de pretextos: cansancio, ocupaciones, etc., para que no recemos el Santo Rosario. Si nos dieran un programa más difícil de salvación, muchas almas que se condenarán tendrían el pretexto de que no pudieron realizar dicho programa. Pero ahora el programa es brevísimo y fácil: rezar el Santo Rosario. Con el Rosario practicaremos los Santos Mandamientos, aprovecharemos la frecuencia de los Sacramentos, procuraremos cumplir perfectamente nuestros deberes de estado y hacer lo que Dios quiere de cada uno de nosotros. El Rosario es el arma de combate de las batallas espirituales de los Últimos Tiempos".

Después de estas palabras tan autorizadas no podemos no rezar, pues estaríamos poniendo en peligro nuestra salvación eterna.

Si desea recibir este Mensaje espiritual periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ