(Sección especialmente dedicada a los Amigos del Santísimo Sacramento)

Actualizado el lunes 27/AGO/18

Mensaje eucarístico

Como San Juan. 

Cuando vamos al Sagrario debemos sentirnos como San Juan, el apóstol predilecto de Jesús, que se recostaba sobre el pecho de Jesús y escuchaba los latidos del Divino Corazón. Nosotros también debemos reclinarnos sobre el Corazón Eucarístico de Jesús y escuchar sus latidos de amor por nosotros. ¡Qué hermoso es estar así con el Señor!  No hacen falta palabras en esos momentos, pues como sucede con los amantes, que solo con estar el uno junto al otro ya se sienten felices, así también nos sucederá a nosotros que, estando junto al Amado ya estaremos felices, incluso sin decir nada, solamente estando en silencio, un silencio amoroso y respetuoso, pero también lleno de confianza.

¡Viva Jesús Sacramentado!

¡Viva María, su Madre Inmaculada!

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los Amigos del Santísimo Sacramento haciendo CLIC AQUÍ