Portada(Sección especialmente dedicada al Grupo "Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús")

Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Actualizado el domingo 27/JUL/14

Mensaje del Sagrado Corazón de Jesús a Sor Josefa Menéndez, con comentario. 

Fidelidad a las inspiraciones.

6 DE AGOSTO DE 1922

Sor Josefa expresa a Jesús su temor de fallarle en Su Obra.  Jesús le dice con inmensa ternura:

“¡Pequeña Mía!...  Empieza Mi obra agarrada de la mano de Mi Madre.  ¿No te da ánimo esto?”

Sor Josefa se llena gozo en su corazón al oír estas palabras y Jesús le da solemnemente tres indicaciones que Josefa ha de observar como preparación a esa Obra:

“Meditar profundamente sobre la nada de Mis instrumentos”.

“Confiar plenamente en la Misericordia de Mi Corazón, y prometer desde el fondo del alma, no resistir jamás a Mis peticiones, por duras y penosas que sean”.

“Hacer una Hora Santa, el jueves, para consolar Mi Corazón de las resistencias de Mis almas escogidas.  Y el viernes, un acto de reparación por las penas y ofensas que de estas mismas almas recibo”.

Comentario: 

La fidelidad a las inspiraciones del Espíritu Santo es un medio excelente de santificación, porque Dios quiere servirse de nosotros para realizar su Obra, y el Sagrado Corazón de Jesús nos ha elegido para llevar su amor divino por todo el mundo.

No hay que fijarse en uno mismo mirando sus propias flaquezas o pobreza, ya que Jesús, que es Dios, no necesita de “grandes”, sino que utiliza a los pequeños, a las “nadas” que somos nosotros y otros como nosotros, para hacer obras maravillosas de amor y de gracia.

Veamos la historia del mundo, y cuando encontremos un gran santo que ha hecho una obra grandiosa, descubriremos la pobreza del instrumento, y constataremos que dicha obra es de Dios, que se ha servido de un simple instrumento, para hacer lo que quiere.

También el Señor se puede servir de nosotros, si quiere, aunque no valgamos nada, porque Él hace lo que quiere y elige a quien quiere y como quiere. Si nos elige a nosotros, lejos de ensoberbecernos, debemos humillarnos profundamente porque Dios nos ama tanto, que pasando por alto nuestras imperfecciones, quiere que seamos sus heraldos en el mundo.

Ya lo dice la Escritura que Dios elige lo que no vale, para confundir a lo que vale. De modo que no nos envanezcamos si hemos sido elegidos como Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús, porque somos simples instrumentos muy pobres, que sólo valemos algo en la medida en que somos fieles a lo que Dios nos va inspirando que hagamos.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los "Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús", haciendo clic aquí.

 

Bookmark and Share