Portada(Sección especialmente dedicada al Grupo "Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús")

Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Actualizado el lunes 11/AGO/14

Mensaje del Sagrado Corazón de Jesús a Sor Josefa Menéndez, con comentario. 

Predilección por los “nadas”.

6 DE AGOSTO DE 1922

Jesús dicta a Sor Josefa, una a una, las palabras que desea que ella escriba.  En estos escritos el Señor nos revela algo maravilloso:

“No temas; cuando tú escribas Yo te lo diré todo.  Ninguna de Mis palabras se perderá.  Nada de lo que Yo te diga se borrará jamás.  Poco importa que seas tan miserable y pequeña.  Yo haré todo.  Yo daré a conocer que Mi Obra se funda sobre la nada y la miseria; este es el primer eslabón de la cadena de amor que preparo a las almas desde toda la eternidad.  Me serviré de ti para enseñar que amo la miseria, la pequeñeza y la nada”.

Haré que las almas conozcan hasta qué punto las ama y perdona Mi Corazón y cómo sus mismas caídas pueden servirme de complacencia.  Penetro el fondo de las almas, sus deseos de darme gusto, de consolarme y de glorificarme; y el acto de humildad que sus faltas les obliga a hacer, viéndose tan débiles, es precisamente lo que consuela y glorifica Mi Corazón”.

“No importa que las almas sean débiles.  Yo suplo lo que les falta.  Les daré a conocer cómo su misma debilidad puede servirme para dar vida a muchas almas que la han perdido”.

“Daré a conocer que la medida de Mi Misericordia para con las almas caídas, no tiene límites…  Deseo perdonar.  Descanso perdonando…  Siempre estoy esperándolas con amor…  ¡Que no se desanimen!...  ¡Que vengan!...  ¡Que se echen sin temor en Mis brazos…!  ¡Soy Su padre…!”

“Muchas entre Mis Esposas no comprenden cuánto pueden hacer para atraer a Mi Corazón a otras almas que están sumidas en un abismo de ignorancia, y no saben cómo deseo que se acerquen a Mí para darles vida…  La verdadera vida”.

“Yo te enseñaré los secretos de amor y tú serás ejemplo vivo de Mi Misericordia, pues si por  ti, que eres miseria y nada, tengo tanta predilección y te amo tanto, ¿qué haré con otras almas mucho más generosas que tú?”

Comentario: 

¡Qué dulcísimas palabras estas del Sagrado Corazón de Jesús, que nos animan a lanzarnos a hacer grandes cosas por el Reino de Dios en el mundo! Porque no cuenta nuestra gran debilidad, y ni siquiera el que hayamos sido, o sigamos siendo, grandes pecadores, porque Dios nos quiere perdonar todo y aprovechar incluso hasta nuestras caídas, la humillación que ellas provocan en nosotros, para levantarnos a lo más alto de su Trono.

No tengamos miedo porque Dios nos quiere perdonar. Él es feliz, como lo dice en este mensaje, perdonando. Cuando vamos a Jesús y le pedimos perdón, Él, lejos de molestarse, se siente dichoso y es feliz en perdonarnos. Y cuantos mayores y más graves son nuestros pecados, tanto más el Señor goza en darnos su perdón completo, para elevarnos a su Corazón y estrecharnos a su pecho.

Ojalá estemos entre el grupo de almas que son “nadas”, para que el Señor haga “algo” de nosotros, pues Él es Dios, y aunque nosotros seamos “nadas”, el Señor todo lo puede y quiere hacer grandísimas obras con lo que el mundo tiene por inútil e inservible.

Vayamos confiados al trono de la misericordia, a los pies del sacerdote a confesarnos, y así daremos gusto a Jesús, que nos perdonará por medio de su representante en la tierra, y nos colmará de tantos y tales dones, que no podremos menos que estar rebosantes de alegría, de paz y de felicidad.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase a los "Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús", haciendo clic aquí.

 

Bookmark and Share