Actualizado el miércoles 11/ENE/17

Mensaje sobre la oración 

Todos. 

“Y no hay alma que no tenga el deber de orar, porque toda gracia fluye por medio de la oración.”

(Diario #146 – Santa Faustina Kowalska) 

Comentario: 

A veces nos puede suceder que al vivir habitualmente en gracia de Dios y ya no cometer pecados graves, ya nos creemos en el Cielo, y pensamos que no necesitamos tanto de la oración.

Nada más lejos de la verdad que esto. Porque si nos mantenemos en gracia de Dios no es sólo por mérito nuestro, sino especialmente por la ayuda de Dios, que nos mantiene en la gracia y no deja que caigamos en pecado, y esta ayuda del Señor la obtenemos por medio de la oración. Así que si dejamos de orar, poco a poco volveremos a la esclavitud del pecado y del demonio.

Entonces nunca debemos decir “basta” a la oración, sino todo lo contrario, puesto que cuando más alto estemos en la vida espiritual, tanto más debemos rezar, para no caer, para seguir avanzando sin retroceder, y para mantener lo que ya hemos logrado.

Si supiéramos todas las gracias que recibimos a través de la oración, no dejaríamos de rezar tan fácilmente como lo hacemos ahora.

Un ejemplo claro: Jesús y María. Ellos no tenían la necesidad de orar porque eran perfectos. Sin embargo no hay personas que hayan rezado más que ellos dos.

¿Y nosotros tenemos en tan poca estima la oración? Verdaderamente debemos reconocer que el demonio nos ha engañado un poco y nos ha entibiado en el fervor y la oración. Es tiempo de empuñar nuevamente el arma de la oración.

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ