Actualizado el miércoles 3/AGO/16

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Valor de la obediencia

25-10-83                                               PM 08 

Fui a Rosario y llegué a ver a la Virgen; me habló: (antes, en visión, me da un rosario blanco, lo extiende hacia mí) "Recibe este rosario de mis manos y guárdalo por los siglos de los siglos. Contenta estoy, porque obedientes eres y alégrate porque Dios contigo está". 

Comentario: 

La Virgen está contenta con Gladys porque ella es obediente. Y nosotros, para que la Virgen esté contenta, debemos también ser muy obedientes a Dios, a Ella, a la voluntad de Dios cumpliendo los mandamientos y las enseñanzas de Jesús en el Evangelio, obedeciendo al Papa y a los Obispos y Sacerdotes unidos al Papa. Esta virtud de la obediencia es importantísima, pues Jesús y María la practicaron hasta el extremo. Y en una de las cosas que debemos obedecer a María es en el rezo frecuente del Santo Rosario, ya que Ella lo viene pidiendo en todas sus apariciones y en esta de San Nicolás, muchísimo más. Así que tomemos nuestro Rosario y comencemos a rezarlo todos los días, si es que todavía no lo hacemos, y así estará contenta Ella y entonces se alegrará todo el Paraíso.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija.