PortadaActualizado el viernes 22/ABR/16

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

No tener miedo

25-9-83                     PM 00 

Vi a la Virgen por primera vez. 

29-9-83                     PM 01 

Volví a verla.

5-10-83                     PM 02 

La vi nuevamente.

7-10-83                     PM 03 

La vi y le pregunté qué quería de mí; se borró su imagen y apareció una Capilla. Comprendí que quería estar entre nosotros.

12-10-83                   PM 04 

Lo comenté con mi confesor.

13-10-83                   (Primer Mensaje)                 PM 05 

Apareció de nuevo y me dijo: "Has cumplido, no tengas miedo, ven a verme, de mi mano caminarás y muchos caminos recorrerás".

Me da a leer Ezequiel C. 2, V. 4 al 10. 

     4   Son hombres obstinados y de corazón endurecido aquellos a los que yo te envío, para que les digas:"Así habla el Señor".

     5   Y sea que escuchen o se nieguen a hacerlo - porque son un pueblo rebelde - sabrán que hay un profeta en medio de ellos.

     6   En cuanto a ti, hijo de hombre, no les temas ni tengas miedo de lo que digan, porque estás entre cardos y espinas, y sentado sobre escorpiones; no tengas miedo de lo que digan ni te acobardes delante de ellos, porque son un pueblo rebelde.

     7   Tú les comunicarás mis palabras, sea que escuchen o se nieguen a hacerlo, porque son un pueblo rebelde.

     8   Y tú, hijo de hombre, escucha lo que te voy a decir; no seas rebelde como ese pueblo rebelde: abre tu boca y come lo que te daré.

     9   Yo miré y vi una mano extendida hacia mí y en ella había un libro enrollado.

     10 Lo desplegó delante de mí, y estaba escrito de los dos lados; en él había cantos fúnebres, gemidos y lamentos. 

Comentario: 

La Virgen habla por primera vez un 13 de octubre, día de la última aparición de Fátima, indicándonos con ello que esta aparición de María en San Nicolás de los Arroyos, Argentina, es como la continuación de las apariciones de Fátima, Portugal. Y unas de las primeras palabras de la Virgen a Gladys son: “No tengas miedo”. Y esto nos lo dice a todos nosotros. No debemos tener miedo a pesar de todo el mal que hay en el mundo y de que parecería que el Maligno triunfa por todos lados y la humanidad está perdida. Si la Virgen nos dice que no debemos temer, hagámosle caso pues Ella sabe y ve todo en Dios, el pasado, el presente y el futuro; entonces fiémonos de Ella y vivamos confiados en su protección.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija.