PortadaActualizado el miércoles 7/ENE/15

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Enseñar a los hijos. 

24-9-84                           297 

Que vuestros hijos crezcan sanos en el pensamiento y en el corazón.

Sólo los podéis confiar al Señor, enseñadles el valor de la oración, que Dios no sea un extraño en ellos.

Meditadlo, no podéis dejar en el olvido este llamado del Señor, ya que es Su Voluntad. 

Leed: Tobías C. 14, V. 8 

     8   Ahora, hijos míos, yo les recomiendo que sirvan a Dios de verdad y que hagan lo que a El le agrada. Manden a sus hijos que practiquen la justicia y la limosna, que se acuerden de Dios y bendigan de verdad su Nombre, siempre y con todas sus fuerzas. 

Comentario: 

La Virgen quiere que desde la más tierna infancia se les enseñe a los hijos sobre Dios y la oración, para que Dios no sea un extraño en sus vidas, y así, con el tiempo, cuando crezcan, sigan practicando la piedad, especialmente en los momentos tan delicados de la adolescencia y la juventud.

Recordemos aquellas palabras de Jesús en el Evangelio: “Dejad que los niños vengan a Mí y no se lo impidáis, porque el Reino de los Cielos es de los que son como ellos”.

Es decir, que el Señor dice aquí claramente que los niños naturalmente tienden a Él, a Dios, y que los adultos no debemos impedir ese acercamiento de los niños a Dios. Por eso será muy fácil hablar de Dios a los niños, porque ellos no tienen tantos prejuicios como los adultos, y entienden muy bien a Dios y sus cosas. Tienen una fe más pura que la generalidad de los adultos.

No dejemos la instrucción religiosa para cuando hagan el catecismo, sino ya desde muy pequeños enseñémosles las verdades de nuestra santa religión católica, y enseñémosles también a rezar, y recemos con ellos.

Si hacemos así, Dios nos bendecirá y tomará bajo su cuidado la vida de nuestros hijos, que no se perderán jamás, porque fueron cimentados en la Roca.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija. 

 

Bookmark and Share