PortadaActualizado el martes 19/AGO/14

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Dios ve el corazón. 

21-9-84                                                                                                         293 

Hijos míos, vuestra Madre no quiere que estéis huérfanos en el amor al Señor, os digo esto porque os contemplo y sé como vive cada uno de vosotros. Qué distinto sería todo, si por amor a Dios renovarais vuestro espíritu, si por amor al Señor pudierais quitar esa caparazón que tenéis en el corazón. No sólo debe ser en apariencia que os entreguéis a El, recordad mis palabras, a vosotros os toca reflexionar.

Gloria al Señor. 

Comentario: 

No podemos engañar a Dios y a Su Madre, porque si vivimos en apariencia como cristianos, pero en el corazón no practicamos los mandamientos, entonces lo nuestro es como una cáscara, como una careta, que incluso nos puede engañar hasta a nosotros mismos, pero hay que tener el valor de quitarla, de ponernos sinceramente ante el Señor, y desnudarnos ante Él, que nos ve hasta lo más profundo del corazón, y que nos conoce mejor de lo que nosotros nos conocemos a nosotros mismos.

Es tiempo de echar mano a la segur, y derribar los árboles y toda hierba dañina que ha contaminado nuestro corazón, para poder ofrecerle a Dios un corazón sincero y amoroso, sin dobleces ni falsedades.

Tenemos que ser cristianos de verdad, a todas horas, en todos los ambientes, con todas las personas. Pidamos a la Verónica, que tengamos el valor de dar la cara por Cristo y la Verdad, como ella supo meterse en medio de la turba de soldados que llevaban arrastrando al Señor, y con mayúsculo valor le enjugó el Divino Rostro.

También nosotros debemos tomar partido por Cristo y ponernos de verdad en su bando, porque no se puede ser cristiano a medias. O se es, o no se es cristiano. No hay términos medios.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija. 

 

Bookmark and Share