Actualizado el jueves 23/FEB/17

Quince minutos con el Espíritu Santo

Huésped de mi alma. 

Espíritu Santo, dulce Huésped de mi alma, quiero atenderte como a mi gran Huésped, estar pendiente de lo que desea de mí, para que habites contento conmigo, en mi corazón. ¿Por qué a veces me siento solo y deprimido? Porque no caigo en la cuenta de que Tú estás en lo profundo de mi ser y está allí para hablarme y pasar el rato conmigo, charlando a solas, con amor y así llenarme de tus dones. Ayúdame a entender estas verdades y a practicarlas, elevando mi pensamiento a Ti muchas veces en el día, para encontrar alivio en mi trabajo, y consuelo en la oración. Espíritu de amor, inúndame con tus siete sagrados Dones para que sea fiel apóstol de Jesús y lleve a muchas almas a la salvación. Pero especialmente te pido por mi alma, porque a veces me siento débil y te siento como lejos de mí. Enséñame a entender que Tú nunca estás lejos de mí si vivo en gracia de Dios, y que estás más cerca de mí que yo mismo. Ilumíname en las palabras que debo decir y en las que debo callar. Comunícame tus luces para ser prudente en este mundo y también valiente en la extensión del Reino de Dios. Te amo, Espíritu Santo, soy todo tuyo y te pido que nunca me abandones. Incluso si me alejara de Ti por el pecado grave, tú no te alejes de mí, y vuélveme a llamar a tu lado, con el remordimiento de conciencia que es un don tuyo.


Debemos acostumbrarnos a hablar todos los días con el Espíritu Santo, pues Él es el Santificador de nuestras almas. Es por eso que hoy, 5 de junio de 2009, Primer Viernes de Mes, dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con el Divino Espíritu durante quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con el Espíritu Santo y con el paso del tiempo nuestro hablar con Él se hará ininterrumpido.

Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más al Espíritu de Dios

Ven Espíritu Santo,

ven por medio de la poderosa intercesión

del Corazón Inmaculado de María,

tu amadísima Esposa

Más sobre el Espíritu Santo...

 

Si desea recibir estos textos para hacer los QUINCE MINUTOS CON EL ESPÍRITU SANTO, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.