Actualizado el miércoles 11/ENE/17

Quince minutos con Jesús Misericordioso

No tener miedo.

Jesús, a veces pienso en el futuro y tengo miedo. Pero tú dices que no debemos tener miedo, porque en ese futuro también estarás tú con tu infinita misericordia. Entonces ayúdame a confiar cada día más en ti y en tu Bondad, porque sé que tú estás en todo momento a mi lado, pues tienes un cuerpo glorioso que te permite estar en todas partes al mismo tiempo y, además, como eres Dios, eres Omnipresente. Jesús, que yo venere tu Imagen y la honre, porque de ello vendrá gloria para ti y bien para mí, ya que tú has prometido que quien venere tu Imagen no perecerá y será vencedor de sus enemigos ya aquí en la tierra. Te pido que esta tu Imagen de grabe en mi alma y que acuda a esta imagen cada vez que necesito obtener alguna gracia de ti, pues has prometido que el recipiente con el que hay que ir a tomar las gracias que tu bondad nos concede, es justamente esta imagen tuya con la firma “Jesús, en Vos confío”. Ten misericordia de mí, Jesús, y te digo como San Pedro: “¡Sálvame, que me hundo!”


Todos los días debemos tener por lo menos unos quince minutos de oración personal con Jesús Misericordioso, de ser posible frente a su Imagen.

Es por eso que hoy, sábado 18 de abril de 2009, Víspera de la Fiesta de la Divina Misericordia, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con Nuestro Señor durante esos quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con Jesús y con el paso del tiempo nuestro hablar con Él se hará ininterrumpido.

¡Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más a Jesús Misericordioso!

Jesús, en Vos confío.

 

Si desea recibir estos textos para hacer todos los días los QUINCE MINUTOS CON JESÚS MISERICORDIOSO, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ