Actualizado el viernes 10/MAR/17

Quince minutos con Jesús Misericordioso

Mi pasado.

Jesús Misericordioso, te ofrezco mi pasado, con todos sus pecados, errores, maldades, y también con todo lo bueno que hice. Mi pasado lo quiero dejar en tu Corazón misericordioso y olvidarme de él, pues a veces me sucede que por pensar en el pasado y querer volver el tiempo atrás para corregir errores (lo cual es imposible), me olvido de vivir bien el momento presente. Ayúdame a dejar el pasado confiadamente en tus manos amorosas y ser un hombre nuevo, con confianza y esperanza en ti. No importa lo que haya sido de mi vida, no hay ningún error ni pecado tan grande que supere tu misericordia, pues tu misericordia es infinita y cubre el pecado más grande. Quiero amarte como te amó María Magdalena que, a pesar de su pasado tan pecaminoso, no tuvo rival en el amor hacia ti, pues tanto te amó que reparó con una vida nueva todo el mal que había realizado. Yo también quiero reparar con mi amor y mis buenas obras y pequeños sacrificios, todo el mal que he realizado en mi vida. ¡Te amo, Jesús mío, ten misericordia de mí!


Todos los días debemos tener por lo menos unos quince minutos de oración personal con Jesús Misericordioso, de ser posible frente a su Imagen.

Es por eso que hoy, sábado 18 de abril de 2009, Víspera de la Fiesta de la Divina Misericordia, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con Nuestro Señor durante esos quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con Jesús y con el paso del tiempo nuestro hablar con Él se hará ininterrumpido.

¡Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más a Jesús Misericordioso!

Jesús, en Vos confío.

 

Si desea recibir estos textos para hacer todos los días los QUINCE MINUTOS CON JESÚS MISERICORDIOSO, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ