Actualizado el sábado 31/DIC/16

Reflexionando con la Biblia

El hombre tiene alma. 

Y formó Yahvé Dios al hombre del polvo de la tierra e insufló en sus narices aliento de vida, de modo que el hombre vino a ser alma viviente. (Génesis 2, 7) 

Reflexión: 

Dios transmite su misma vida al hombre, transmite su Espíritu dándole al hombre un alma inmortal y espiritual, y allí está la imagen y semejanza entre Dios y su criatura. El alma es como una partecita de Dios, como una chispa divina, y es lo que nos diferencia de los animales. El hombre no viene del mono, sino que fue creado directamente por Dios. Adán y Eva existieron y fueron hombre y mujer perfectos y de una belleza grandiosa. Con esta doctrina de que el hombre desciende del mono, el demonio nos quiere llevar a creernos que somos un animal más como todos los demás. Es eslabón perdido nunca apareció y nunca aparecerá, porque la teoría darwiniana es un craso error ya rechazada también por muchos científicos. Tenemos un alma inmortal y ya sea en el Cielo o en el Infierno, existiremos para siempre. Por eso es tan importante que vivamos esta vida cumpliendo los mandamientos y tratando de ganar el Cielo y evitar el Infierno, porque una vez creados ya somos eternos.

Si desea recibir esta Reflexión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ