Actualizado el jueves 23/FEB/17

Repasando el Catecismo

8. ¿Cuáles son las sucesivas etapas de la Revelación de Dios?

59-64
72

Dios escogió a Abram llamándolo a abandonar su tierra para hacer de él «el padre de una multitud de naciones» (Gn 17, 5), y prometiéndole bendecir en él a «todas las naciones de la tierra» (Gn 12,3). Los descendientes de Abraham serán los depositarios de las promesas divinas hechas a los patriarcas. Dios forma a Israel como su pueblo elegido, salvándolo de la esclavitud de Egipto, establece con él la Alianza del Sinaí, y le da su Ley por medio de Moisés. Los Profetas anuncian una radical redención del pueblo y una salvación que abrazará a todas las naciones en una Alianza nueva y eterna. Del pueblo de Israel, de la estirpe del rey David, nacerá el Mesías: Jesús.

(Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica)

 

Comentario:

 

Es interesante ver cómo Dios va haciendo promesas a los hombres, que luego va cumpliendo. Porque Dios es Fiel, y lo que promete lo cumple. Entonces ¡qué alegría debemos tener nosotros los visitantes de Devociones y Promesas, página en la que hay tantas devociones reveladas por Dios o por la Virgen, en que se hacen hermosas promesas! Estas promesas las hace Dios o la Virgen, y no podemos pensar que ellos puedan faltar a la verdad, sino que lo que prometen lo cumplen. Por eso tratemos de practicar estas hermosas devociones, sabiendo y confiando que el Señor, a su tiempo, cumplirá lo que ha prometido a quienes las lleven a cabo. Dios no tiene obligación de darnos nada, pero Él quiere regalarnos muchos dones y gracias si cumplimos ciertos actos piadosos. No dejemos pasar esta oportunidad para asegurarnos el Cielo. Los antepasados del pueblo de Israel se salvaron porque confiaron en la Promesa de un Salvador, y los que murieron esperando en dicha promesa fueron justificados. Ahora el Señor nos ha prometido que habrá cielos nuevos y tierra nueva, que Él vendrá a juzgar a vivos y muertos y que el Reino de Dios vendrá a la tierra. Vivamos confiando y esperando que estas promesas se cumplan y hagamos todo lo que esté de nuestra parte para que se realicen a su debido tiempo.

¡Alabado sea Dios!

 

 

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

Aquí transcribo unas palabras del fallecido Obispo Manuel González, que nos hablan de la importancia del Catecismo:

"Decía yo en el año 33 en plena república laica: Al grito de moda oficial de "¡Nada de Catecismo!", que muchas veces se traduce en "¡Todo contra el Catecismo!", no creo que haya católico ni católica de veras, y, a fuer de tal, enterado y persuadido de lo que es y vale su Doctrina, que no oponga con todo su corazón el suyo de "¡Todo por el Catecismo!"

Nuestro deber y nuestra conciencia de católicos nos dicen que, no solamente hay que suplir el Catecismo que deja de enseñarse en las escuelas laicas oficiales, sino que hay que inundar a las almas de chicos y grandes con enseñanzas de Doctrina cristiana.

¿Quién, que quiera un poco, no más, a su Religión y a su Patria puede impasible ver venir generaciones, irreligiosas, sin temor ni esperanza, sin fe ni conciencia, sin ley de Dios ni freno de respeto a la Autoridad de los hombres que de Él viene?

Repito hoy en plena recristianización de España: hay que dar Catecismo a todos y mientras más mejor y en todas las formas que la conciencia, el celo y el ingenio dicten porque quedan muchos laicos y muchos emboscados, y la salvación completa no puede venir sino del Catecismo bien sabido y practicado."