(Sección especialmente dedicada al Grupo "Los últimos")

Actualizado el sábado 11/MAR/17

Mensaje a "Los últimos"

Devoción al Ángel Custodio. 

Los últimos debemos tener una gran devoción a nuestro Ángel Custodio, porque el demonio nos odia especialmente, ya que hemos hecho el ofrecimiento de vida y con él ganamos muchas almas para el Cielo; entonces el Maligno pone todo su esfuerzo en hacernos perder nuestro tesoro. Por eso tenemos que acudir frecuentemente a nuestro Ángel de la Guarda, para que nos proteja de todo mal y nos ayude a ir por el camino del bien y de la santidad. Invoquémoslo con la siguiente oración: “Ángel de Dios, que eres mi custodio, ya que la Soberana Piedad me ha encomendado a ti, ilumíname, guárdame, rígeme y gobiérname. Amén”. O también la que aprendimos de pequeños: “Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, hasta que descanse en los brazos de Jesús, José y María”. Hablemos y pidámosle consejo en todas nuestras actividades, porque él está puesto por Dios para que nos ayude en todo momento y nos libre del mal. También debemos rezar a los Ángeles Custodios de las personas con las que tenemos que tratar algún tema importante o a las que les llevaremos la Palabra de Dios con nuestro apostolado, para que sus ángeles los dispongan de la mejor manera posible para que todo sea en armonía y caridad y se obtengan maravillosos frutos de bien.

¡Que Jesús y María, los dos grandes Últimos, nos bendigan!

Si desea saber más sobre el Grupo "Los últimos", haga clic aquí.