Consejo de hoy: Luchemos contra el desánimo, que es el arma preferida de Satanás para desalentarnos y hacernos así inofensivos.