Consejo de hoy: No tengamos respeto humano sino seamos valientes en anunciar el Evangelio, porque lo que está en juego es la salvación de las almas y nuestra propia salvación.