Actualizado el miércoles 20/MAR/19

Diario vivir

Alimentar la inteligencia. 

Los hombres no somos solo cuerpo, sino que también  tenemos un alma, y esa alma tiene inteligencia. Por eso no solo es necesario para nosotros el alimento material, sino que también necesitamos el alimento espiritual para nuestra inteligencia, y este alimento espiritual es la Verdad.

Ahora bien, en el mundo de hoy, lo que abunda es la mentira. Porque en los medios de comunicación, especialmente la televisión, el demonio hace de las suyas y, a través del televisor, confunde nuestra mente y destruye nuestra voluntad.

Es tiempo de ser valientes y apagar el televisor. Veamos si somos realmente fuertes y si podemos hacer esto o si, en cambio, el televisor es más fuerte que nosotros.

La inteligencia necesita del orden para adquirir conocimientos. Pero en la televisión hay desorden. Basta ver un noticiero para comprobar que las noticias están todas mezcladas, al igual que las imágenes, y saltan de un contenido y de una noticia triste, a otra alegre, o a otra violenta, y así desordenan no solo la inteligencia, sino también la voluntad y los sentimientos, porque nos hacen pasar de la alegría a la tristeza muchas veces y desordenan al hombre interior.

Llegó el tiempo de ser valientes y apagar el televisor, porque de ello depende nuestra santificación y hasta nuestra salvación. Y esto no es broma porque la misma Virgen le ha dicho en un mensaje al Padre Gobbi, del Movimiento Sacerdotal Mariano, que la televisión es el ídolo del que se habla en el Apocalipsis, ante el cual todos se postrarán en adoración.

Entonces apaguemos el televisor y abramos el Evangelio, los buenos libros, alimentemos nuestra inteligencia con la Verdad y con lo bueno, y así daremos frutos de vida eterna.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

"Porque aquel que se salva sabe, y el que no, no sabe nada."