Actualizado el martes 26/FEB/19

Dios es bueno y nos ama

¿Por qué Dios permite el dolor? 

Si Dios es Bueno, ¿por qué entonces permite el dolor?

Lo permite porque el dolor hace crecer al hombre, que es como el eterno niño, que vive despreocupado y divertido, hasta que un sacudón de dolor, de sufrimiento, lo hace crecer en la vida espiritual, lo vuelve más serio, más hombre, y hace que tome conciencia de que esta tierra es un exilio, es un valle de lágrimas, y también lo vuelve compasivo para con quienes sufren algo similar a él, y por lo tanto se vuelve misericordioso.

El dolor es una escuela grandiosa, y si no nos mata, entonces nos dejará muchísimas enseñanzas y nos hará madurar en la vida espiritual.

Por eso tenemos que rezar mucho para que las contrariedades y cruces de la vida no nos aplasten ni aplasten a los seres que amamos, sino que por el contrario, sean un medio para alcanzar la perfección cristiana, la perfección espiritual.

Desde que el hombre pecó, el dolor ha entrado en el mundo. Y Cristo nos ha demostrado que asumiéndolo se obtienen muchos favores celestiales. ¿Acaso Él no nos salvó mediante el dolor, el sufrimiento? Nosotros debemos hacer lo mismo si queremos ser útiles a Dios, sufriendo las mil cosas que hay que sufrir cada día, sean pequeñas o grandes, porque la redención está en acto y es necesario completar lo que falta a la Pasión de Jesús, con nuestro propio macito de sufrimientos.

Son las podas del viñador. Si uno ve en tiempo de poda, en los viñedos, cómo el viñador poda algunas vides, dirá: ¡Éste la mató, mató la planta!”, de tan brusca que es la poda. Pareciera que quedó el tronco pelado.

Pero que venga en tiempos de cosecha, en tiempo de vendimia, y verá esa misma planta cargada de frutos maravillosos.

Así hace también Dios con nosotros, nos poda y a veces parece que nos mata, pero es sólo para que demos más y mejores frutos. Y para que esto se cumpla es necesario fortalecernos con la oración, que no permite que nos desesperemos ante el sufrimiento.

¡Bendito sea Dios!

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

En esta sección creada el 11 de Julio de 2011, memoria de San Benito abad, iremos meditando sobre la bondad de Dios y el amor que Él tiene hacia nosotros. Porque no hay nada que ayude más en la vida espiritual que el sabernos amados por Dios en todas las circunstancias, confiando en que Él es la Bondad infinita y que de Él no puede venirnos nunca ningún mal.