Evangelio del día.

sábado 18/MAY/19. 

Jn 14, 7-14. 

Obras de Dios. 

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: “Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”. Felipe le dijo: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le respondió: “Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. Créanme: Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre. Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré”. 

Reflexión: 

Jesús, que es la Verdad y no miente, dice las siguientes palabras en este pasaje del Evangelio: “Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores”. Esta es una verdad grandiosa que nos da ánimos para emprender grandes cosas por Dios y por la salvación de nuestros hermanos. Pero para esto debemos tener FE, Fe en Jesucristo; y todo lo que él hizo lo podremos hacer también nosotros. Lo que Él hizo principalmente fue redimirnos y rescatarnos de las manos de Satanás en que habíamos caído. Por eso nosotros también, con nuestra fe en Jesús, podemos ser pequeños redentores y con nuestras acciones de cada día hechas por amor y nuestra oración y sufrimiento, también salvaremos almas del infierno.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de tener una fe robusta lo más parecida en intensidad a la que Ella tuvo, y sigue teniendo, como dice San Luis María Grignion de Montfort, que la Virgen por privilegio de Dios sigue teniendo su fe para comunicarla a sus hijos en la tierra.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

Si desea recibir el Evangelio todos los días en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ