Máxima del Evangelio: Alguien le dijo: “¡Oye! ahí afuera están tu madre y tus hermanos que desean hablarte.” Pero él respondió al que se lo decía: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?”. Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: “Estos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre de los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.” (Mt 12, 47-50).