Máxima del Evangelio: El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. (Mt 24, 35).