Máxima del Evangelio: Quien a ustedes recibe, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado. (Mt 10, 40).