Máxima del Evangelio: Bienaventurados, los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. (Mt 5, 4)