(Sección especialmente dedicada al Grupo Amigos de la Cruz)

Actualizado el martes 12/MAR/19

Mensaje a los Amigos de la Cruz

El que quiera venirse conmigo.  

El que quiera. Y no los que quieran, para indicar el reducido número de los elegidos que quieren conformarse a Jesucristo llevando la cruz. Es tan limitado, tan limitado este número, que, si lo conociéramos, quedaríamos pasmados de dolor.

Es tan reducido, que apenas si hay uno por cada diez mil –como fue revelado a varios santos, entre ellos a San Simón Estilita, según refiere el santo abad Nilo después de San Efrén, San Basilio y otros más–. Es tan reducido, que, si Dios quisiera agruparlos, tendría que gritarles, como en otro tiempo, por boca de un profeta: Congregaos uno a uno; uno de esta provincia, otro de aquel país. 

(De la “Carta a los Amigos de la Cruz”, de San Luis María Grignión de Montfort) 

Comentario: 

Es una gracia que el Señor nos haya elegido para ser Amigos de la Cruz, integrantes de este sencillo grupo, porque son pocos los elegidos para ser admitidos a los secretos del Rey, y Cristo nos ha querido elegir para que conozcamos lo que Él padeció y que le ayudemos a redimir a los hombres, llevando, cada uno de nosotros, nuestra cruz tras Él.

Que son pocos los que encuentran el camino regio de la cruz, lo ha dado a entender el mismo Cristo en el Evangelio, cuando dice que el camino que lleva a la salvación es estrecho, y la puerta angosta, y son pocos los que dan con ella. Y en cambio los que van por el camino que lleva al Infierno son multitudes.

Por eso si estamos leyendo este mensaje es señal de que nosotros, por pura gracia de Dios, hemos dado con la puerta de la salvación, que lleva al Cielo, y por el camino regio de la cruz debemos seguir al Señor, sabiendo con seguridad que este camino, aunque difícil, termina en la felicidad eterna.

No miremos a los demás a ver qué hacen ellos. Dios tiene sus caminos para cada alma. Nosotros hemos sido llamados y tenemos que seguir al Señor, sin importarnos lo que hagan los demás, ya que cada cual deberá responder según lo que haya recibido de Dios. Y nosotros hemos recibido mucho de Él, y tenemos que serle fieles.

– Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

– Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Si desea recibir estos mensajes por email, suscríbase al Grupo Amigos de la Cruz haciendo CLIC AQUÍ