Actualizado el lunes 18/FEB/19

Mensaje a los Apóstoles de la Inmaculada

María nuestra custodia. 

Si trabajamos por la gloria de María, entonces Ella misma será nuestra custodia, ya que la Virgen se encargará personalmente de custodiar a los que trabajan por esclarecerla y difundir su devoción.

Y nosotros, como Apóstoles de la Inmaculada que somos, tenemos el deber amoroso de difundir el culto a la Santísima Virgen, porque de su difusión depende que llegue el triunfo del Inmaculado Corazón de María en el mundo, y que venga el Reino de Cristo a la tierra.

Avancemos confiados y seguros ya que tenemos semejante custodia, ya que la misma Virgen toma a pecho nuestro cuidado y nos defiende de todas las astucias del enemigo infernal, y hasta de los accidentes y trampas que nos tiende el Maligno.

Con María de la mano y a nuestra derecha, estamos completamente seguros como el niño en brazos de su madre.

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida!

Si desea ser APÓSTOL DE LA INMACULADA y recibir estos mensajes por email, por favor INGRESE AQUÍ.