Actualizado el martes 8/NOV/22

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás con comentario

Vivir en Dios.

7-12-83                  PM 31 

"Hija mía, vuelca sobre tus hermanos mis mensajes, porque eres la predicadora del Señor. Muchos son los que dicen estar con Dios, mas pocos los que de corazón están en la Iglesia de Cristo; mas el Señor apartará las ovejas de su Rebaño. Amén". 

Leed: Filip. 1,3-11; 4, 1-10 

1,3     Yo doy gracias a Dios cada vez que los recuerdo.

1,4     Siempre y en todas mis oraciones pido con alegría por todos ustedes,

1,5     pensando en la colaboración que prestaron a la difusión del Evangelio, desde el comienzo hasta ahora.

1,6     Estoy firmemente convencido de que Aquél que comenzó en ustedes la buena obra la irá completando hasta el Día de Cristo Jesús.

1,7     Y es justo que tenga estos sentimientos hacia todos ustedes, porque los llevo en mi corazón, ya que ustedes, sea cuando estoy prisionero, sea cuando trabajo en la defensa y en la confirmación del Evangelio, participan de la gracia que he recibido.

1,8     Dios es testigo de que los quiero tiernamente a todos en el corazón de Cristo Jesús.

1,9     Y en mi oración pido que el amor de ustedes crezca cada vez más en el conocimiento y en la plena comprensión,

1,10   a fin de que puedan discernir lo que es mejor. Así serán encontrados puros e irreprochables en el Día de Cristo,

1,11   llenos del fruto de justicia que proviene de Jesucristo, para la gloria y alabanza de Dios. 

Cap. 4, 1-10 

          EXHORTACION AL AMOR

4,1     Por eso, hermanos míos muy queridos, a quienes tanto deseo ver, ustedes que son mi alegría y mi corona, amados míos, perseveren firmemente en el Señor.

4,2     Exhorto a Evodia y a Síntique que se pongan de acuerdo en el Señor.

4,3     Y a tí, mi fiel compañero, te pido que las ayudes, porque ellas lucharon conmigo en la predicación del Evangelio, junto con Clemente y mis demás colaboradores, cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida. 

          LA ALEGRIA ESPIRITUAL

4,4     Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense.

4,5     Que la bondad de ustedes sea conocida por todos los hombres. El Señor está cerca.

4,6     No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios.

4,7     Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús. 

          LA SANTIDAD CRISTIANA 

4,8     En fin, mis hermanos, todo lo que es verdadero y noble, todo lo que es justo y puro, todo lo que es amable y digno de honra, todo lo que haya de virtuoso y merecedor de alabanza, debe ser el objeto de sus pensamientos.

4,9     Pongan en práctica lo que han aprendido y recibido, lo que han oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con ustedes.

4,10   Yo tuve una gran alegría en el Señor cuando vi florecer los buenos sentimientos de ustedes con respecto a mí; ciertamente los tenían, pero les faltaba la ocasión de demostrarlos.

Comentario:

Como dice la Virgen muchos dicen estar con Dios pero no están en la Iglesia de Dios. Es decir, muchos hablan de Dios, que lo aman, pero no cumplen los Diez Mandamientos, las enseñanzas de Jesús en el Evangelio y los mandamientos de la Iglesia Católica. Entonces esos tales no están con Dios, viven en la ilusión. Y el Señor separará a esas ovejas de su Rebaño. Gladys está destinada a ser la portadora de los mensajes de María que nos ayudan a vivir las enseñanzas de Jesús ya que no las vivíamos, aunque tal vez las sabíamos. Lo importante es que nuestro obrar sea agradable a Dios, y con eso le demostramos que lo amamos, pues Jesús dice que el que cumple sus mandamientos, ése es el que lo ama.

María del Rosario de San Nicolás, ruega por nosotros.

Lea a través de Internet todos los mensajes dados por María del Rosario de San Nicolás - CLIC AQUÍ

 


Si desea recibir estos mensajes de María del Rosario de San Nicolás en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

(Puede descargar el libro con todos los mensajes y el Himno a la Virgen en la sección Descarga de Archivos)

Ver Medalla


Nos dice la Santísima Virgen María del Rosario de San Nicolás en su mensaje Nº 607, del 05/07/1985

Hija: En todas las ciudades, en todos los rincones, deben estar las palabras del Señor dichas a ti.

Nada debe esconderse, digo predicad, entonces predicadlo.

El Señor es la Ley, en el Cielo y en la tierra.

Amén. Amén.

En el Nº 786, del 24/01/1986, dice:

Hija mía: Mis mensajes deben ser leídos despaciosamente, para que puedan ser digeridos como Yo lo deseo.

Quiero que cada hijo, llegue a vivir en gracia de Dios y amándolo como El debe ser amado.

La debilidad del ser humano se agudiza en la medida en que se aleja de Dios; es por eso que en este tiempo, parece que estuviera venciendo el enemigo.

Si mis hijos comprendieran cuanto dice esta Madre, todo cambiaría.

Que entreguen sus cuerpos y sus almas al Señor, teniendo la seguridad que el Señor los salvará.

Amén, amén.

Y en el mensaje Nº 1585, del 26/12/1988, nos dice:

En estos tiempos, en que el veneno del maligno parece contaminarlo todo, el Señor, se manifiesta para que sea posible la salvación de las almas.

Estas palabras pueden llegar a debilitarse si se guardan, si no se extienden; deben ser anunciadas en toda la tierra.

Quiero oración, unión y fuerza en los espíritus, ya que ahí radica la eficacia del mensaje de esta Madre.

Hijos míos: Os invito a ser evangelizadores de vuestros hermanos.

Amén, amén.

Predícalo hija.