Actualizado el martes 26/JUL/22

Oración del día

ORACIONES PARA DIVERSAS NECESIDADES

 

Letanías de la Divina Providencia

 

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

 

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

 

Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo Redentor del mundo,

Dios, Espíritu Santo,

Trinidad Santa, un solo Dios,

 

Dios, en quien vivimos, nos movemos y existimos, ten piedad de nosotros.

Dios, que creaste el cielo, la tierra y el mar,

Dios, que ordenaste todas las cosas según su número, peso y medida,

Dios, que equilibraste los cielos con tu mano y señalaste sus límites al mar,

Dios, que lo gobiernas todo con sabiduría,

Dios, omnipotente y sapientísimo,

Dios, que abres tu mano y colmas de bendiciones a todos los vivientes,

Dios, que haces salir el sol sobre los justos y los pecadores,

Dios, que alimentas las aves del cielo y vistes los lirios del campo,

Dios, lleno de bondad y de misericordia,

Dios, que diriges todo el bien de los que te aman,

Dios, que envías la tribulación para probarnos y perfeccionarnos,

Dios, que sanas a los heridos y levantas a los abatidos de corazón,

Dios, que premias con la eternidad la perseverancia cristiana,

Padre de bondad y Dios de todo consuelo,

 

De todo mal, líbranos Señor.

De todo pecado,

De tu ira,

De la peste, el hambre y la guerra,

Del rayo y la tempestad,

Del granizo, la sequía y la lluvia destructora,

De la pérdida de las cosechas y la carestía,

De toda desconfianza en tu Providencia,

De la murmuración y queja contra tus santas disposiciones,

Del desánimo y la impaciencia,

De la excesiva preocupación por las cosas temporales,

Del abuso de tus gracias y beneficios,

De la insensibilidad para con el prójimo,

En el día del juicio,

 

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

ten misericordia de nosotros.

 

Oremos. Oh Dios, cuya Providencia es infalible en sus disposiciones, te pedimos humildemente que apartes de nosotros todo lo nocivo y nos concedas todo lo provechoso. Por Cristo nuestro Señor. Amén.