Actualizado el jueves 28/JUL/22

REFLEXIÓN DEL DÍA

Nuestro poco

Tal vez no tengamos grandes e importantes cosas que ofrecerle a Dios, pero en el Evangelio tenemos un ejemplo que nos da ánimos ante el Señor, y es el de la viuda que puso unas pocas moneditas en el arca del Tesoro. Y Jesús dijo que, si bien los ricos habían puesto muchísimo dinero, nadie había puesto más que esta viudita.

Entonces también nosotros echemos en el Corazón de Jesús todo nuestro haber, todo lo que somos, no importa que seamos pobres, desconocidos, sin grandes cualidades; lo importante es que lo demos todo aunque sea muy poquito, y entonces el Señor hará grandes cosas con nuestro poco. Pues Él es el Grande y puede engrandecer a los más pequeños cuando quiere y cuanto quiere. Ya la Virgen cantó en su Magníficat que el Señor eleva a los humildes y colmó de bienes a los hambrientos. Así que no nos desilusionemos de ser poca cosa, al contrario, de esa forma tendremos más lugar para que el Señor vuelque en nosotros todos sus maravillosos dones.

Recordemos que el Señor tiene predilección por los pobres, por los débiles, por los sencillos; así que estemos contentos si tenemos, como si no tenemos, y más si no tenemos, pues así Dios nos colmará sobreabundantemente.

Si desea recibir esta Reflexión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ

Leer reflexiones anteriores