Actualizado el viernes 23/JUL/21

Tema de actualidad

Pobreza peor. 

Muchos católicos, y no pocos sacerdotes y obispos entre ellos, se ocupan y preocupan por la pobreza material de los hombres. Y está bien que así sea, pero no hay que olvidar esa otra pobreza más grave y más profunda que es la pobreza espiritual, el estar faltos de la gracia de Dios en el alma, el no tener a Dios consigo.

Porque la pobreza material terminará cuando termina la vida en este mundo. En cambio la pobreza espiritual se hará crónica cuando termine la vida en la tierra y se pase al más allá.

Cristo hacía milagros y daba de comer no sólo para aliviar los cuerpos sino principalmente para mostrar la bondad de Dios y que los corazones se sintieran amados por Dios que los socorría, y así esas almas se acercaran más al Señor.

Nosotros también debemos saber ver que la caridad que hacemos es para bien de los cuerpos, pero especialmente para bien de las almas, porque si sólo pensáramos en los cuerpos, bien mezquina sería nuestra caridad.

Si Jesús es Dios, y siendo Dios no quiso ni quiere remediar la pobreza, erradicarla del todo, es porque tiene un motivo, y es el motivo de que los hombres aprendamos a socorrer a los demás con nuestros bienes, y porque muchos estando hartos de todo, se olvidarían muy fácilmente de Dios y del Cielo.

El demonio tentó a Jesús en el desierto para que convirtiera las piedras en panes, pero Cristo no lo quiso hacer. ¿Lo queremos hacer nosotros? Si Jesús no lo hizo es porque no es conveniente, al menos no lo es de la forma que se lo proponía el diablo.

Está bien que se socorra los cuerpos, pero sin olvidar que lo que más vale es el alma, y que se socorre a los cuerpos para salvar las almas. Éstas son verdades que muchos olvidan, incluso sacerdotes y obispos.


Si desea recibir el TEMA DE ACTUALIDAD en su correo electrónico, por favor:
SUSCRÍBASE AQUÍ

 

En esta sección se irán tratando distintos temas de actualidad, según el Evangelio y las enseñanzas de la Iglesia Católica.